El menemismo trabaja en una alianza con la UCR.

"Estamos decididos a conformar una unidad con el radicalismo", aseguró Carlos Santander.
Las alianzas electorales de cara a los comicios del próximo 28 de junio pueden deparar la sorpresa política del año: el menemismo está trabajando en pos de conformar un espacio de unidad con la Unión Cívica Radical (UCR).

La posibilidad fue confirmada a NUEVA RIOJA por el dirigente menemista Carlos Santander. "Estamos conversando y estamos decididos a conformar un espacio de unidad con el radicalismo", destacó.

El dirigente consideró que la clave de este armado está "en aquellos que resistieron al kirchnerismo y al Gobierno provincial".

Consultado sobre si el senador nacional Carlos Menem estaba al tanto de esta ingeniería electoral, Santander sostuvo: "Está al tanto y él mantuvo conversaciones con el presidente del Comité provincial del radicalismo". De esta manera, confirmó que la conducción radical forma parte del armado electoral.

En este mismo espacio estaría incluido el ex gobernador de la Provincia, Bernabé Ángel Arnaudo y el ex diputado provincial peronista, Osvaldo Scartezzini.

El radicalismo riojano ya había confirmado las conversaciones con el ARI, que conduce Graciela Dáscola, y el PRO, que comanda el ex intendente de la Capital, Luis María Agost Carreño.

Expectativas

Santander negó que se trate sólo de una estrategia electoral, y adelantó que se busca una alternativa política para gobernar la Provincia. "Es una unión para tratar de llegar al Gobierno de la Provincia. Queremos cambiar el destino y el rumbo de La Rioja", dijo en otro tramo de la entrevista.

Santander justificó la alianza en elementos históricos y coyunturales. "En el ‘45 Juan Domingo Perón tenía a Hortensio Quijano de vicepresidente, en 1974 Perón le ofreció la vicepresidencia a Ricardo Balbín y en 1994 surgió la Reforma Constitucional luego el Pacto de Olivos. Y en la actualidad hay que destacar que en todas las votaciones trascendentales el senador Menem votó en el Congreso de la Nación en el mismo sentido que el radicalismo", afirmó.

Las diferencias del menemismo con el kirchnerismo serían la clave del acercamiento con sectores como el radicalismo provincial y Santander renovó los cuestionamientos: "Este Gobierno está desquiciado, es una dictadura que está dividiendo al país".

Sobre esta base, destacó que la construcción del espacio opositor tomará en cuenta "quiénes serán candidatos y qué trayectoria política tuvieron, no los sellos políticos de cada uno", remarcó.

Qué pasará

La clave de todo este proceso que envuelve a la oposición anti kirchnerista es el Congreso provincial del radicalismo del próximo domingo.

Si los dirigentes "boinas blancas" determinan conformar una alianza con otros partidos, quedarían las puertas abiertas para producir la sorpresa política del año.

Comentá la nota