El menemismo acusa al gobierno de ‘atropellar la democracia’

Es por la modificación de la ley electoral impuesta por la Legislatura oficialista, para favorecer a los partidos ‘satélites’ del PJ. ’Es el peor gobierno de la historia que solo acepta diputados y jueces sirvientes’, acusa el sector que lidera Carlos Menem.
La modificación de la ley electoral en pleno desarrollo del proceso de elecciones previsto para el 28 de junio es otro atropello a la democracia por parte de los diputados que recurren a cualquier medio para ser reelectos. Con la ultima reforma habilitan a 240 partidos departamentales armados desde el poder para que sumen a las candidaturas de los diputados provinciales y nacionales oficialistas. Persigue los mismos objetivos de la cuestionada ley de lemas.

El gobierno de Beder Herrera proscribe de este modo a la oposición política. Al contrario de su cínico discurso, el aumento del numero de diputados en la Constitución provincial, solo busca satisfacer las variantes oficialistas.

Este es sin duda el peor gobierno de la historia, solo acepta diputados y jueces sirvientes, que convaliden todas las arbitrariedades e ilícitos que se le ocurre cometer.

La Rioja es la provincia con mayor porcentaje de trabajadores públicos en negro, y con los sueldos mas bajos del país. Salarios que no alcanzan a cubrir las mínimas necesidades, con gran parte de su monto en negro, lo que significa para el futuro jubilaciones paupérrimas. Salarios esquilmados, además, por la usura de las "instituciones" que poseen los llamados "códigos de descuentos" , que otorgan prestamos a los empleados y jubilados con intereses de hasta el 138% anual, como Medifam, sin riesgo alguno.

Ni un solo diputado abrió la boca para mejorar los salarios, o para frenar tamaña usura. Estos son los legisladores que pretenden su reelección al amparo de leyes electorales que van cambiando sobre la marcha, para su propio beneficio.

Luchar contra las leyes con que logran perpetuarse, es el mejor repelente para estos señores que hacen mas daño que el dengue.

Comentá la nota