Mendoza volverá a relevar los precios locales.

La DEIE generará sus propios números sin afectar la unidad estadística nacional con el Indec. Mercau dijo que la Provincia no podrá tener un índice, como tenía antes, pero sí publicará sus sondeos.
El ministro de Producción, Raúl Mercau, encara la tarea de resolver definitivamente el "ruido" existente desde hace tres años en la relación estadística entre Mendoza y la Nación.

Para ello se propone poner un fin salomónico a un trato que alternó "enfrentamientos" -que fracturaron la unidad del sistema estadístico- con "alineamientos" -que quebraron la confiabilidad del índice de precios- entre la Dirección de Estadísticas de Mendoza y el Indec.

Los vaivenes se dieron durante la última etapa del gobierno de Julio Cobos y la primera de Celso Jaque.

Mercau confirmó que Mendoza volverá a tener "sus números" sin por ello caer "en el quiebre de la unidad del sistema estadístico nacional", al ratificar que nuestra provincia no publicará un segundo índice de precios al consumidor.

"Nuestra idea es publicar un relevamiento de precios (locales) ya que no tenemos todos los elementos para definir un índice (propio), que seguirá siendo publicado por el Indec", adelantó el ministro.

"Vamos a dar un salto cualitativo generando nuestros propios indicadores y al mismo tiempo contribuyendo a fortalecer el sistema estadístico nacional, superando la coyuntura por la que se pasó", dijo. "Soy muy optimista con (el ministro de Economía nacional Amado) Boudou. Tiene personalidad, va por el buen camino y va a ser él quien tenga a su cargo el Indec", manifestó.

Mercau se reunió el martes con la directora de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE), María Inés Crisafulli, a quien confirmó en sus funciones "en nombre del gobernador Celso Jaque" y de quien recibió una propuesta de plan de acción para el organismo a su cargo.

La iniciativa está siendo estudiada por Mercau quien -tomando elementos de esta propuesta y agregando propios- prometió "novedades importantes" para el miércoles que viene.

"Vamos a dar a conocer mucha información económica", adelantó Mercau. Trascendió que se elaborará un costo de la construcción con indicadores locales, que habrá una medición trimestral del Producto Bruto Geográfico, una profundización de la vinculación con organismos internacionales -ya existe un proyecto con la Organización Internacional del Trabajo y existen tanteos con el Banco Mundial-, además de una puesta en valor de la información que viene elaborando la DEIE.

"Entre las novedades, en la Dirección de Estadísticas de Mendoza funcionará un Consejo Económico Asesor (ad honorem) integrado por economistas y académicos que actuarán como auditoría externa del organismo; podrán proponer nuevos indicadores, analizar la información económica y vincularla con tareas de promoción de exportaciones o de atracción de inversiones a la provincia", dijo Mercau.

Relaciones conflictivas

Los chispazos en la relación entre el Indec nacional y la DEIE mendocina estallaron a raíz de las diferentes mediciones de la inflación local a lo largo de todo 2007, durante el gobierno de Cobos.

En febrero de ese año, el organismo nacional -bajo la órbita del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno- excluyó de la medición a la medicina prepaga y la DEIE dio a conocer dos indicadores: uno con prepagas y otro sin ellas.

Hacia julio, las constantes diferencias entre el Indec y la DEIE ya permitían hablar de la existencia de un índice oficial y otro "paralelo" de la inflación en Mendoza.

En setiembre de ese año, el Indec modificó la canasta de productos a la mitad, con el argumento de priorizar el seguimiento en los productos de mayor consumo popular, evitando así la incidencia de las subas estacionales de precios y bajas simultáneas de consumo.

Pero en octubre la diferencia entre el índice nacional y el indicador local fue del doble y la titular de la DEIE en ese momento, Patricia Giménez, manifestó no haber recibido directivas "sobre el cambio de metodología de medición".

Ese mismo mes el ex fiscal Manuel Garrido secuestró documentación en la DEIE en una causa -aún no cerrada tras la renuncia de Garrido- en la que se investigan sospechas de manipulación estadística en el Indec.

En diciembre de 2007 se produjo el cambio de gobierno de Cobos a Jaque y ese mismo mes Patricia Giménez fue remplazada en la DEIE por la actual directora, María Inés Crisafulli.

El cambio de autoridades significó el fin del denominado "índice mendocino" de inflación (ver aparte), se terminaron los "anuncios en paralelo" y el organismo local se limitó a la tarea de relevamiento de datos locales para su envío y procesamiento en el Indec.

Para la oposición esta actitud significó "un encolumnamiento detrás del Indec que le hizo perder credibilidad a las estadísticas provinciales". En cambio para el Gobierno fue "la recomposición de la unidad estadística" fracturada por "una extralimitación de funciones".

Hoy, la DEIE tiene un rango de acción acotado y prepara los resultados de una encuesta de consumo de sustancias psicoactivas (alcohol, tabaco, marihuana, cocaína y tranquilizantes) en Mendoza y antes de fin de año estará lista la investigación sobre la evolución de la estructura del sector agropecuario de Mendoza desde 1988 hasta 2008.

Comentá la nota