Mendoza tendrá una planta para procesar residuos patogénicos

Por medio del convenio rubricado, esta mañana, entre el Gobierno de Mendoza y la empresa TYSA LAMCEF, se realizará la prestación del servicio de recolección, transporte, tratamiento y disposición final de residuos patogénicos y farmacéuticos de los establecimientos destinados a la atención de la salud, públicos y privados.
Prensa Gobernacion

El ministro de Salud, Juan Carlos Behler; el secretario de Medio Ambiente, Guillermo Carmona, y el representantes de la empresa TYSA LAMCEF firmaron el contrato de concesión por el cual la empresa TYSA realizará la prestación del servicio de recolección, transporte, tratamiento y disposición final de residuos patogénicos y farmacéuticos de los establecimientos destinados a la atención de la salud, públicos y privados de la provincia.

Behler destacó la importancia de contar con una planta de estas características, al afirmar que "es un hecho trascendente porque se trata de la planta de procesamiento más moderna de Argentina y la primera en instalarse en Mendoza".

En este sentido, el ministro remarcó "que cuando se habla de salud no sólo se hace referencia a la prevención, sino también a la recuperación de la misma y que este convenio permitirá ser equitativos con el sector privado y el estatal de la provincia".

En tanto, el secretario de Medio Ambiente, Guillermo Carmona, destacó: "Con la firma de este convenio se está reforzando un plan integral de cuidado del medio ambiente y se está dando un paso fundamental en la implementación de un sistema de gestión de los residuos patogénicos y farmacéuticos".

Expuso: "Hemos avanzado en un proyecto que pone a Mendoza tecnológicamente en la vanguardia, en estos temas y estamos garantizando a los mendocinos los mecanismos de control, tanto para que se efectivice el proceso de gestión integral de los residuos, como también poder conseguir la intervención del Estado en el establecimiento de un precio uniforme en todos los efectores sanitarios de la provincia".

En detalle

Se utilizará una tecnología dual, por un lado horno pirolítico, acotado en su uso para aquellos residuos que no permiten otro tipo de tecnología y por otro, autoclave para la generalidad de los residuos.

Después del tratamiento, los residuos patogénicos y farmacéuticos serán asimilables, en cuanto a su peligrosidad ambiental, a un residuo domiciliario.

Por su parte, la planta cuenta con evaluación de impacto ambiental y estará localizada en Capdeville, en el departamento de Las Heras.

Comentá la nota