Mendoza es la quinta provincia donde más cuesta acceder a la vivienda propia

Es por los costos de la construcción antisísmica, el bajo nivel de los ingresos y el déficit habitacional. Tener una casa demanda ahorrar durante 8 años todos los sueldos.
El sueño de adquirir la vivienda propia se hace más difícil concretar en nuestra provincia que en muchas otras localidades del país. "Comprar una vivienda digna en Mendoza es más difícil debido a que los costos de construir son mayores, a que el nivel de ingreso real en la provincia es menor y al déficit habitacional que asciende hasta las 130 mil viviendas", disparó Edgardo Civit Evans, presidente de la Unión Interprovincial de Entidades de Vivienda (Unidevi).

Puntualmente, para la consultora privada Reporte Inmobiliaria, que es una asociación que resume la actividad del mercado inmobiliario en Iberoamérica, los mendocinos junto a los habitantes de otras cuatro provincias, ocupan el quinto lugar en el ránking de las localidades del país que más años de esfuerzo laboral deben realizar para alcanzar la meta de la vivienda propia.

Por cierto, para adquirir un departamento usado de 60 metros cuadrados con cocina comedor, dos habitaciones y un baño, el mendocino debe ahorrar el sueldo mensual completo de 8 años.

Mientras que si esta misma vivienda se comprara en el sur del país, como en Neuquén, Trelew o en Río Gallegos, el esfuerzo salarial ascendería sólo hasta los 4 años, o sea la mitad que en el caso de los asalariados de la provincia. Sólo las ciudades de San Miguel de Tucumán, Posadas, Resistencia y Salta superan en el ranking a Mendoza, ya que deben ahorrar por 9 años su remuneración, según los datos de esta consultora.

Costos altos y salarios bajos

Vale destacar que el costo de un departamento de estas características en la provincia, según Reporte Inmobiliario, asciende a los U$S 61.500 (alrededor de $ 234 mil), resultando el sexto más alto de las 18 localidades relevadas en el país.

Respecto a este punto, Manuel Otero, de la inmobiliario que lleva su apellido, expresó que "por ser una zona sísmica se requiere más hierro y hormigón, lo que implica que los costos de la construcción en Mendoza se elevan respecto a otras provincias del país".

En coincidencia, Germán Gómez Picasso, director de Reporte Inmobiliario, en conversación con Los Andes, explicó que "los costos de la construcción en Mendoza y en el sur del país (por la distancia), son los más altos del país". Sólo en algunas zonas, como en Godoy Cruz y Guaymallén, podría localizarse con suerte alguna que otra vivienda de similar superficie por un costo menor, de entre $ 140 mil y $ 180 mil, según los datos de Otero.

Para calcular los años de ahorro que tiene que realizar el mendocino para adquirir el departamento, el estudio considera que éste recibe una remuneración mensual promedio de U$S 617 ($ 2.345 aproximadamente). Un monto que en la comparación entre localidades resulta ser un 60% inferior al que alcanzan los habitantes de Río Gallegos, que es el 67% de los de Capital Federal y que sólo supera al de los trabajadores del norte del país.

Por este tema, Ricardo Oliva de la consultora en Rosetto, Oliva y Asociados, explicó que "los sueldos en Mendoza en general son inferiores a los de Buenos Aires, a los de Córdoba y Rosario, ya que la oferta profesional local es muy completa y por la poca predisposición de los empresarios a conceder incrementos salariales".

Un sueldo mensual de entre $ 2.200 y $ 3.000, tal como lo considera el informe de Reporte Inmobiliario, puede ser percibido en Mendoza por un joven profesional (con dos años de experiencia) de entre 25 y 30 años o por aquellos que ocupan cargos de los convenios básicos colectivos, como son los comerciantes y bancarios.

Respecto a este tema, Oliva señaló que "este nivel de sueldos lo percibe más del 50% de la población activa de Mendoza". Sólo en casos puntuales, como el de los profesionales de 40 años de edad con unos 10 años de experiencia que participan de las utilidades de las empresas, podrían recibir remuneraciones superiores, de entre $5 mil y $ 10 mil.

Pero no sólo los valores inmobiliarios son mayores y los salarios más bajos en Mendoza, sino que hay algo más que dificulta el acceso a la vivienda. "El costo de vida en Mendoza es más elevado que en otras provincias, sobre todo en los últimos años con el desa-rrollo del turismo", agregó Oliva. En sintonía, Civit Evans explicó que "en los últimos 30 años ha habido inflación lo que ha deteriorado los salarios reales y la brecha respecto a los valores de la vivienda se ha incrementado".

Créditos hipotecarios

Como los vendedores inmobiliarios no conceden financiación, es necesario que el comprador cuente con el efectivo para adquirir la propiedad en venta. Ante esta situación, Reporte Inmobiliario consideró que para comprar el departamento de 60 metros cuadrados el comprador solicitará y se le aprobará un préstamo del Banco Hipotecario por un monto del 70% del costo de la vivienda, para reintegrar en un plazo de 15 años con una tasa de interés anual del 15,2%.

El problema en este caso es que el solicitante que vive en Mendoza debe certificar por una vivienda de las características mencionadas ingresos mensuales de $ 9.000 para cancelar cuotas de $ 2.695. Con remuneraciones promedio locales de entre $ 2.200 y $ 3.000 al solicitante no le quedará otra que juntar varios sueldos y contar con el remanente en efectivo, en este caso el 30% del valor de la propiedad. Sin embargo, Civit Evans concluyó que "estos créditos son muy difíciles de alcanzar debido a los ingresos mensuales vigentes".

Comentá la nota