Mendoza proyecta duplicar los emprendimientos productivos

El año próximo destinará $ 2 millones para que cada departamento tenga una incubadora. Hoy es la provincia con mayor cantidad, incluso por encima de Buenos Aires
Mendoza es hoy la provincia argentina con mayor cantidad de incubadoras -diez en total-, incluso por encima de Buenos Aires, que tiene nueve. Gracias a esto, han surgido 100 nuevos emprendimientos, que están en distinta fase, algunos desarrollando su plan de negocios y otros en ejecución.

La incubadora pone a disposición de los emprendedores asesoramiento técnico en temas diversos: tecnológicos, contables, administrativos, comerciales, legales, capacitación, financiamiento, contactos comerciales, acceso a equipos y la posibilidad de compartir con otras firmas los servicios de agua, energía, comunicación, informática, mantenimiento, limpieza y vigilancia.

Para el 2010, el gobierno destinará $ 2 millones para llegar a tener 18 incubadoras, de modo que cada departamento tenga la suya, y que puedan surgir 200 nuevos proyectos. Para lograr este objetivo, está previsto una asistencia financiera a través de un programa de microcréditos con fondos de hasta $ 15.000 por proyecto. La intención es que las empresas accedan a un crédito en condiciones mucho más ventajosas que las que podrían obtener en el banco.

"Financiaremos el primer año de los honorarios de los equipos técnicos y le daremos un 20% del monto total que necesiten para equipar la oficina", adelantó Robinson Fernández, director de la Dirección Pyme, que depende del ministerio de Producción, Tecnología e Innovación mendocino.

"El Programa Provincial de Incubadoras de Empresas está orientado a que cada mendocino que tenga un proyecto pueda recibir asesoramiento técnico, acompañamiento financiero y tenga acceso a la tecnología para llevar a la práctica su iniciativa", señaló Fernández.

Actualmente, las diez incubadoras que asisten a empresas productivas, de servicio y tecnológicas están ubicadas en Lavalle, La Paz, Luján, San Martín, Santa Rosa, Godoy Cruz, General Alvear, Malargüe, San Rafael y la incubadora de la Universidad Nacional de Cuyo.

La de Malargüe ya tiene un buen número de empresas que han finalizado la etapa de asistencia y ahora trabajan en forma independiente, mientras la de Lavalle cuenta con más de diez proyectos incubados y está preparando un llamado a concurso para sumar nuevos proyectos. Otras, como San Rafael y La Paz están conformándose y se afianzarán durante el 2010.

En cuanto al tipo de proyecto, los municipios de base agrícola priorizan iniciativas de base tradicional, mejorando e incorporando valor a su producción. También hay propuestas de base tecnológica, como venta de software o fabricación de calefones solares, que incuba fundamentalmente la Universidad Nacional de Cuyo. También hay emprendimientos de servicios, como una empresa productora de videos o una de banquetes, aparte de producción de champagne, de vinos artesanales y de salsas.

Otro ejemplo de incubación fue una fábrica de alfajores artesanales que, con la asistencia del programa, hoy tiene una producción de 15.000 bolsitas de entre 12 y 15 unidades cada una.

Comentá la nota