Mendoza y San Juan piden a la Nación una nueva ley de Emergencia Agraria

Ambas provincias llevaron el reclamo a la ministra de Producción. No se abordó la rebaja de las retenciones al mosto.
Con una fuerte temporada granicera descargándose sobre Mendoza y San Juan, los gobiernos de las dos principales provincias de Cuyo y la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar) presentaron ayer formalmente ante la Casa Rosada un pedido de "actualización y agilización" de la ley de Emergencia Agraria vigente en el país.

Los gobiernos de Celso Jaque y de José Luis Gioja y la máxima dirigencia vitivinícola del país argumentaron en forma conjunta que la ley actual prevé mecanismos que demoran más de siete meses la llegada de ayuda efectiva de la Nación a las zonas castigadas, dificulta el acceso a los beneficios a los cultivos que cuentan con seguro agrario, no contempla suficientemente las particularidades regionales y privilegia las exenciones impositivas antes que la colaboración directa frente al desastre climático.

En su reemplazo, las dos principales provincias vitivinícolas del país reclamaron la formación de una mesa federal de la que participen todos los estados provinciales, la Nación y los sectores productivos, para que se redacte un nuevo proyecto de ley con vistas a ser enviado por el Ejecutivo Nacional al Congreso.

La iniciativa fue presentada ayer en Buenos Aires ante la ministra nacional de la Producción, Débora Giorgi, por una delegación cuyana encabezada por el vicegobernador mendocino, Cristian Racconto y los ministros de la Producción de Mendoza, Guillermo Migliozzi y de San Juan, Raúl Benítez, además del presidente y vice de la Coviar, José Molina y Eduardo Sancho.

"Hemos destacado la necesidad de aprobar una nueva herramienta legal para la emergencia", destacó Racconto al término del encuentro. "Es necesario adecuar la ley para lograr una norma que sea más ágil", dijo José Molina.

Las provincias de Mendoza y de San Juan vienen sufriendo un granizo que las ha obligado a poner en funcionamiento mecanismos de asistencia a los productores por daño climático, paralelos a los previstos para la atención a la crisis importada "made in USA" durante 2009.

La sequía

Simultáneamente, otras zonas del país vienen sufriendo los efectos de la sequía por lo que actualmente son quince las provincias que han presentado ante la Nación pedidos de declaración de emergencia agropecuaria: entre ellas Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos, La Pampa, Corrientes, Chaco, Formosa, Santiago del Estero y Tucumán, precisamente por la sequía.

El miércoles pasado, la presidenta Cristina Fernández anunció en Olivos un plan de provisión de forraje para el sector ganadero que tiene problemas con la sequía. Por otros motivos climáticos, también han pedido su declaración de emergencia agraria o agropecuaria las patagónicas Río Negro y Chubut y las andinas Salta, San Juan y Neuquén.

Por el momento, Mendoza no figura oficialmente en el listado de las provincias solicitantes. Además, se espera que en los próximos días, el gobierno de Entre Ríos declare una emergencia agropecuaria provincial que prevé mantenimiento de personal, unificación de deudas, suspensión de plazos, prórrogas de vencimientos y paralización de procesos judiciales.

Otros temas

En la reunión que se llevó a cabo ayer en Buenos Aires también se abordaron los desembolsos que la Nación debe aportar como contraparte del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo por 50 millones de dólares, para el sector vitivinícola argentino. Se analizó la postura argentina de rechazo al planteo brasileño de elevar los 8 dólares de "piso" acordados en 2005 para la caja de vino argentino que ingresa a Brasil.

Está previsto negociar este tema con Brasil mientras simultáneamente se presenta el estudio del mercado brasileño ya realizado por Coviar y destinado a las bodegas de ambos países. Igualmente, se negociará el posible acceso del sector vitivinícola a los programas de sustentabilidad (Focem) previstos para las cadenas productivas en el ámbito del Mercosur.

Contra lo que se podía esperar, en el encuentro de ayer no se habló de la posible incorporación del mosto y el vino a granel en la rebaja a la mitad de las retenciones, ya dispuesta por el Gobierno nacional para la fruta fresca, las pasas y el ajo. Se estima que este reclamo del sector vitivinícola (cuya concreción en algún momento se dio por descontada) se sigue conversando en otros ámbitos del Gobierno nacional.

Del encuentro de ayer también participaron el secretario de Industria de la Nación, Rubén Patrulleau y los dirigentes vitivinícolas Alberto Zuccardi y Sergio Villanueva (UVA), Angel Vespa (Bodegas de Argentina), Mauro Sosa (Centro de Viñateros y Bodegueros del Este), José Luis Lanzarini (Fondo Vitivinícola) y Cristina Brachetta (Coviar).

Comentá la nota