Mendoza: la indecisión y la apatía dominan el escenario preelectoral

Cuando faltan 19 días para los comicios, la capital provincial vive con indiferencia la campaña; "Son más de lo mismo" o "falta renovación", fueron algunas las respuestas más frecuentes entre los mendocinos consultados por lanacion.com; la pelea de Cobos y el Gobierno, en una etapa decisivac
MENDOZA.- Caminar por la capital del vino, es transitar por una ciudad partida. Una mitad empapelada de azul y blanco, y la otra, de rojo y blanco. Miles de afiches y carteles coparon la ciudad de Mendoza con cinco protagonistas estelares: cuatro son candidatos el 28 de junio y, el restante, quiere serlo en 2011. Pero falta algo, electorado, "la gente", aún no se contagió y vive la campaña electoral con apatía y desencanto.

Las cartas están en la mesa. De un lado, Adolfo Bermejo y Omar Félix, candidatos a senador y diputado nacional por el Frente para la Victoria, son los encargados de hacer naufragar el sueño presidencial del vicepresidente Julio Cobos. Del otro, los postulantes del Frente Cívico Federal Ernesto Sanz (a senador) y Ricardo Mansur (a diputado), intentarán mantener viva la ilusión del titular del Senado.

n un recorrido por la capital mendocina, la mayoría de los consultados por lanacion.com sostuvo que no decidió su voto y que no está conforme con los candidatos. Lejos de conformarse, los candidatos no se amilanan y continúan caminando la provincia para conquistar a los indecisos, que a 19 días aún son muchos.

"Descreo de todos. Todos nos mienten. Desde el gobernador [Celso Jaque] hasta los radicales", sostuvo Eduardo, abogado, de 30 años. Y añadió: "La verdad es que no sé qué proponen. Hay que renovar a la política".

Sus quejas se repiten en más entrevistados, otros, en cambio, desconocen a los candidatos. "Voy a votar a Cobos. Es honesto", dijo Ana. Cuando lanacion.com le explicó que el vicepresidente no competía en estos comicios, aseguró: "Que lástima. Es el único que me gusta, entonces voy a votar en blanco".

Norma, una jubilada de 62 años, acotó: "Son todos lo mismo. Hablan mucho y hacen poco".

Cristina, Cobos y vos. La guerra entre el matrimonio presidencial con Cobos tendrá aquí, en Mendoza, una batalla decisiva.

Cobos decidió apostar su imagen positiva en estas elecciones: "Ser presidente es el anhelo de cualquier hombre político después de haber sido gobernador y vicepresidente, pero habrá que ver las circunstancias de ese momento. Y faltan estas elecciones en Mendoza", dijo el ex gobernador de Mendoza hace unos días a LA NACION.

Para evitar que lo logre, el gobierno nacional impulsa una maniobra para derrotar a su desobediente vicepresidente, a quien ubican de la vereda de enfrente desde la madrugada del 17 de julio pasado, cuando, con su voto no positivo, sentenció al olvido las retenciones móviles agropecuarias. La estrategia se basa en el envío de fondos para sostener la gestión del gobernador kirchnerista Celso Jaque, que, según varios sondeos tiene una imagen positiva cercana al piso.

Los mendocinos no le perdonan no haber cumplido la promesa electoral de reducir los índices de inseguridad. Tal es el rechazo que despierta Jaque, que su cara no aparece en los afiches de campaña de los candidatos del PJ. En la intimidad, algunos, hasta lo señalan como un "piantavotos".

Así, mientras el radicalismo y Confe se recuestan sobre la imagen de Cobos para ganar las elecciones, en el Frente para la Victoria buscan evitar las declaraciones públicas de Jaque. "Cobos habla y ellos suman; Jaque dice algo y nosotros restamos", explicaron fuentes allegadas al Frente para la Victoria.

Diecinueve días antes de los comicios, Mendoza se juega mucho más que la renovación de tres senadores y cinco diputados nacionales. Serán 1.141.000 electores los encargados de definir la nueva representación en el Congreso y el futuro político de Cobos.

Comentá la nota