Mendoza, ilusionada con tener nuevamente el Dakar en 2010

Las tres etapas que se realizaron en nuestra provincia fueron exitosas por donde se las mire. Ya se piensa en una nueva edición para el próximo año.
Ya no están en Mendoza. Se encuentran del otro lado de la cordillera de los Andes. Ahora serán los chilenos quienes tengan el privilegio de observar lo que muchos esperaron durante largo tiempo y nunca se imaginaron, desde aquella primera edición de 1979 impulsada por el francés Thierry Savine, quien ya había hecho un viaje de reconocimiento a Argentina poco antes de morir en un accidente en 1986, por lo que la prueba sudamericana está imbuida del espíritu del Dakar.

Llegaron recorriendo las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Chubut y Neuquén. De las siete etapas desarrolladas hasta el momento, lo que marcó la mitad de la competencia que culminará el 18 del corriente mes, la tierra del sol y del buen vino fue la única que tuvo tres días de carrera.

Y aquí, la respuesta del público asombró a propios y extraños. Más de 700.000 personas -según lo estimado por el Secretario de Turismo, Luis Böhm- se apostaron sobre los recorridos de las especiales, salieron a las calles para verlos de cerca, los siguieron por las rutas y dieron una mano cuando ellos la necesitaron.

Hizo acordar a las épocas del Turismo Carretera, cuando la categoría más popular de nuestro país recorría miles de kilómetros uniendo ciudades y provincias a su paso. Comparando con el ya tradicional rally que se desarrolla en Córdoba para cumplir la cita del certamen Mundial, en Mendoza hubo 100.000 personas menos que en la provincia mediterránea (vale decir que dicha carrera se disputa durante cuatro días, cuando aquí fueron dos intensos en ciudad y uno igual en tierras sureñas).

Colorido en todos lados

Las banderas argentinas adornaron cada departamento. Otras se desplegaron en apoyo al local Orlando Terranova. La gente brindó calor y afecto en cada rincón.

La pasión que arrastró desde que los vehículos y sus pilotos arribaron a Argentina se sintió bien fuerte en la única provincia de Cuyo que tuvo adrenalina en un mes propicio para ver un espectáculo -en el cual no hubo que pagar ni un sólo peso- que causó interés y asombro al mismo tiempo. Pilotos, integrantes de cada equipo, organizadores y medios de prensa internacionales quedaron sorprendidos por la respuesta del mendocino.

San Rafael les dio la bienvenida y llegaron a Capital dejando su huella por Malargüe, San Carlos, Tunuyán y Luján de Cuyo. El último día de carrera, a horas de emprender viaje al país trasandino, se desarrolló en San Martín y Lavalle. Allí no cabía un alma. Toda la región soportó el calor agobiante y tragó tierra. Pero eso poco importó. Tuvieron a los aventureros bien de cerca. Como ellos querían.

Los terrenos más complicados

La mayoría se fue feliz a sus hogares después de ver semejantes vehículos y la habilidad de los competidores para sortear terrenos que, según lo dicho por Amaury Sport Organisation, fueron los más complicados desde que el Dakar puso primera (las dunas de El Nihuil resultaron mucho más complicadas que las del desierto africano, algo que los pilotos resaltaron a cada rato tras las dos especiales que recorrieron ese lugar).

Otros quedaron con gusto a poco, sobre todo quienes decidieron ir a la montaña (Casa de Piedra, Villavicencio y Uspallata) teniendo en cuenta que los pilotos pasaron en enlace por esas zonas tras la modificación del recorrido a causa de las lluvias que reinaron.

Increíblemente, la provincia que presenta una extrema aridez -en donde influye la escasez de precipitaciones y una gran amplitud térmica diaria y estacional- se vio perjudicada por las condiciones climáticas previas a la séptima etapa.

Ilusionados para el año próximo

Ahora todos se preguntarán si el Dakar regresa a nuestro país en 2010, justo en el Bicentenario de Argentina. “Dependerá del éxito de la edición 2009”, supo decir Ettiene Lavigne, el director general de la prueba, antes de que el Argentina-Chile iniciara su extensa agenda. Hasta el momento lo es, por lo que no sería descabellado pensar en que el Dakar volverá a Sudamérica y que Mendoza será parte del recorrido.

“Volver a África es una posibilidad que estamos estudiando. Nuestras opciones son dos: seguir en Sudamérica o regresar a África”, agregó Lavigne.

“El acuerdo con Argentina y Chile es definitivamente por un año”, comentó Patrice Clerc, el máximo responsable de ASO, la empresa dueña de la mítica carrera.

Pero lo que han visto en estos últimos días y la inseguridad que reina en países africanos inclinaría la balanza a favor de Argentina. Dos sensaciones se oponen: hay amor y respeto por la historia que ya tiene más de 30 años en África, pero también el deseo de competir en un entorno seguro como lo es Argentina.

Ya lo dijo Marc Coma cuando subió a la rampa de la largada simbólica, en Buenos Aires: “La gente quiere un mundo más normal, por eso creo que el Dakar va a estar en Sudamérica al menos por los próximos tres años”, comentó el motociclista de España.

Por las dudas, no se comprometa con nadie y vaya pensando en postergar todo porque en 2010 pueden estar de vuelta. Las chances de que regresen son cada vez más grandes. Los números y el fervor popular bastarían para que los habitantes de ambos países sientan el Dakar otra vez por sus venas. Usted, ¿desde dónde los verá?

Comentá la nota