En Mendoza aún no hubo ajustes de personal, pero frenan incorporaciones

Por el momento, las empresas locales no han recurrido a suspensiones ni despidos. Las contrataciones están descartadas.

La crisis financiera desatada a escala planetaria ya está mostrando sus primeros síntomas en Mendoza. Ya es sabido, ante un terremoto como el que está sacudiendo la economía mundial una variable de ajuste, sino la primera, es la mano de obra. En este sentido la cautela ya es evidente entre los empresarios y, aunque en general aún no hablan de hace ajustes de su planta de personal, han descartado incorporar nuevos empleados en Mendoza.

Claro que no todos los casos son iguales y hay excepciones. Por ejemplo, en la construcción las primeras bajas ya son evidentes.

"Ayer me notificaron que han suspendido a algunos compañeros, según ellos fue porque las empresas les dijeron que no tenían suficientes insumos para que pudieran trabajar", detalló Néstor Romero, de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA)

Lo cierto es que según la visión de Romero, la crisis que afecta a la construcción es de larga data, no una consecuencia directa de la crisis actual. "La obra pública comenzó a decaer a principios de este año. En abril ya teníamos 3 mil trabajadores menos. También muchas empresas importantes del sector privado han detenido sus emprendimientos.

Sin duda que la crisis mundial va a enfriar aún más el nivel de actividad de la construcción, seguramente en los próximos días vamos a tener mayores certezas sobre lo que podría a llegar a ocurrir", apuntó Romero.

Lo cierto es que la incertidumbre sobrevuela y atraviesa a todos los sectores en Mendoza. "Existen muchas dudas y nadie sabe a ciencia cierta cómo esta crisis mundial va a impactar y cuánto va a durar. Y ante tanta duda hay sectores que prefieren no tomar personal a cargo", destacó Fernando Podestá, de Manpower.

Para graficar aún más la presente situación, Podestá señaló que en este trimestre la demanda de mano de obra para todos los sectores en nuestro país ha disminuido entre un 3% y 4% con respecto al mismo trimestre del año pasado.

Este diagnóstico es compartido por algunos empresarios consultados por Los Andes, que admitieron que no contratarán nuevos empleados en los próximos meses y que, de ser imprescindible, como en el caso de las empresas de transporte de pasajeros, por la mayor demanda veraniega, serán los mínimos indispensables.

"De todas formas en Mendoza se nota menos esta caída en la demanda de trabajadores ya que muchas empresas dependen del ciclo de producción, como la vitivinicultura y todas las industrias de la alimentación", aclaró Podestá.

Por cierto, desde el Sindicato de Alimentación señalaron que los empresarios se aprestan a contratar personal. "La industria de conservas y ciertas firmas como Alco, Molto o Dulcor ya se preparan para contratar personal para ellos la temporada fuerte, que va desde diciembre hasta mayo del año que viene", destacó Elio García, secretario general del gremio.

Otro sector altamente demandante de trabajadores es el de la metalmecánica. Si bien algunos empresarios del sector han disminuido el volumen de su trabajo, lo cierto es que, por ahora, aseguran que no se han registrado despidos ni suspensiones masivas.

Desde la Unión Obrera Metalúrgica, señalaron que las firmas locales no están contratando nuevo personal y que por el momento la variable de ajuste no ha sido el personal sino frenar las inversiones en nuevas maquinarias.

Comentá la nota