Mendoza está atrasada en materia de seguridad vial

A diferencia de Chile, ni los conductores ni los peatones asumen su responsabilidad en la vía pública. Poca conciencia.
En lo que va del año se produjeron 200 muertos en accidentes de tránsito en la provincia. La conducción de los mendocinos sigue siendo un problema a resolver y un asunto para tomar conciencia.

Este martes, una anciana perdió la vida tras ser atropellada cuando intentaba cruzar la calle Lisandro Moyano de Las Heras. Los accidentes de este tipo, que suceden por imprudencia de los peatones o de los conductores, son menos frecuentes en el país trasandino.

Esto es así, porque Chile posee un moderno sistema que da la prioridad a los peatones.

La ley de tránsito de Argentina establece que el peatón que circula por la senda siempre tiene prioridad. Algo que en la práctica pocas veces se respecta.

En Mendoza, muchas personas son embestidas a causa de la imprudencia de conductores apresurados que no se detienen ante el alto de un semáforo, y muchos menos ante la presencia de un peatón en la esquina. También son reiteradas las situaciones en las que los transeúntes se disponen a cruzar a cualquier altura de la cuadra o cuando el semáforo no los habilita.

En Chile, en cambio, esas situaciones se evitan sólo con la utilización de un semáforo comandado por las mismas personas que buscan cruzar una calle. Por supuesto, que a ello hay que sumarle la prudencia del conductor. Los chilenos tienen los indicadores de cruce a su disposición. Quien maneja, siempre posee el semáforo en verde, pero cuando un peatón desea cruzar, sólo activa un botón que le da el alto a los conductores de manera progresiva (primero la luz del semáforo se coloca en amarillo y luego en rojo, al igual que en nuestro país).

Esto debe darse en lugares en que el tráfico lo permita. Por ejemplo, en sitios muy céntricos, esos semáforos terminarían por complicar el cruce vehicular. A su vez, en zonas poco transitadas no se justificarían.

Para no cortar continuamente el tráfico, los semáforos requieren que al menos 3 personas opriman el botón de cruce. Hecho esto, el peatón tiene un minuto y medio para pasar.

Chile fue el ejemplo más cercano a Mendoza, pero en España también utilizan el cruce comandado por peatones. De esta manera, se respeta verdaderamente la prioridad del usuario más débil de la vía pública.

Comentá la nota