Mendoza carece de políticas de construcción sismorresistente.

Especialistas aseguran que las edificaciones presentan grandes falencias y son un riesgo para la sociedad.
Teniendo en cuenta los últimos sismos registrados en nuestra provincia, los profesionales especializados en esta materia cuestionaron la política de edificación que se mantiene en la ciudad y aseguran que deben existir mayores controles a la hora de edificar, para evitar posibles catástrofes.

Nuestra provincia es una de las zonas con mayores probabilidades de sufrir sismos. En los últimos meses, la región fue sacudida por movimientos telúricos que rondaron entre los 4,5 y 5 grados en la escala de Richter. El pasado 2 de junio a la madrugada se produjo un temblor con epicentro en Potrerillos. Este fenómeno encendió, una vez más, las alarmas de la comunidad mendocina.

A raíz de esto, Carlos Llopiz, director del (Imeris) Instituto de Mecánica Estructural y Riesgo Sísmico, aseguró: "No se está trabajando bien aunque tenemos códigos de edificación que son obsoletos y datan de 1987. En primer lugar, sí existe una reglamentación adecuada pero no se pone en vigencia. El segundo punto es ver si se cumplen las normas antisísmicas, el problema es que no respetamos las leyes".

El 20 de marzo de 1861 se produjo el mayor sismo de la historia de Mendoza con una magnitud de 7 grados en la escala de Richter. Como consecuencia del fenómeno, la ciudad quedó reducida a escombros y muchos habitantes perdieron la vida. La preocupación de los investigadores es saber cómo resistirán las estructuras, en caso de un movimiento de iguales magnitudes.

"Es importante tomar conciencia de que Mendoza no ha sufrido terremotos como el de 1861, hasta la fecha. Lo único que han existido son temblores fuertes, ni siquiera el del 1985 se puede comparar con el anterior. No estamos construyendo adecuadamente y en caso de un terremoto similar al de 1861 vamos a tener graves problemas", afirmó Llopiz.

Mendoza tiene gran cantidad de fallas geológicas; generalmente, este tipo de formaciones se establecen cuando las fuerzas tectónicas superan la resistencia de las rocas, "hay un estudio del Inpres sobre las fallas en Mendoza, pero no tenemos datos totalmente delimitados. Si la magnitud del terremoto es cercano a 6º y, si el epicentro es a poca profundidad, las consecuencias pueden ser catastróficas. En general, los últimos movimientos han sido de 5,5º, 5.7º. La diferencia puede parecer escasa para muchos, pero es 6 veces más energía liberada, lo que representa un 500% más", dijo Llopiz.

Otro punto de controversia para el profesional son la construcciones de adobe y la inauguración de gran cantidad de edificios públicos que carecen de control. "Todavía, Mendoza tiene muchas construcciones de adobe y además, las autoridades construyen muchas obras escuelas y hospitales que no tienen el correspondiente control de calidad como la norma lo establece. En tanto, si se controlan, tendrían muchas falencias".

Los últimos tres sismos en Mendoza

El 29 de abril de 2009, un fuerte sismo se sintió en la tarde en el Gran Mendoza. El movimiento telúrico fue a las 19.43 y su magnitud fue de 4,9 grados.

El 8 de mayo el movimiento fue de 5,4º en la escala de Richter, se produjo a las 10.44 y el epicentro fue en la provincia de San Juan.

El 2 de junio un fuerte sismo de 4,5º sacudió a Mendoza y el epicentro se ubicó en las inmediaciones de la zona de Potrerillos.

Comentá la nota