Mendoza, con un pie afuera

La continuidad de la ministra de Salud Sandra Mendoza en el gobierno provincial estaría pendiendo de un hilo y pese a que ayer fue ratificada en el cargo, su salida definitiva podría consumarse en los próximos días.
Hace poco más de un mes Mendoza estaba prácticamente en la misma situación que ahora y también había sido confirmada tras fuertes rumores de un alejamiento.

Ayer ocurrió lo mismo, luego de un fin de semana que tuvo varias idas y vueltas y en el que estuvo más lejos que cerca de su despacho en el octavo piso de Casa de Gobierno. Sin embargo, por la tarde le renovaron la confianza y continuará al frente de la cartera sanitaria que, dicho sea de paso, enfrenta en el dengue su mayor desafío-problema en el año y medio de gestión de Jorge Capitanich.

Lo cierto es que Mendoza sigue con un pie afuera de Salud, como prácticamente todos los días desde el confuso episodio en que chocó al menos siete autos oficiales y derribó una pared en el estacionamiento del edificio de la Gobernación. La situación de la ministra y esposa del gobernador cambia minuto a minuto. Mientras por la mañana se hablaba de que en un 95% estaba confirmada su salida, por la tarde la ratificaron en el puesto, aunque, según aseguraron fuentes cercanas, «no se sabe por cuánto tiempo más».

EL DENGUE, EL PROBLEMA

Las impericias locales para hacer frente y ponerse al frente de la epidemia de dengue que afecta a varias ciudades de la provincia sería la principal causa del pedido de renuncia permanente que pesa sobre la ex diputada provincial. Además, el reconocimiento -por parte del gobernador- de que se cometieron errores a la hora de enfrentar al mosquito transmisor, podría interpretarse como el inicio del camino de salida de Sandra.

Comentá la nota