Los mendocinos prefirieron pasar sus vacaciones en Chile

Si bien el cambio en pesos no favorece a los argentinos, como sucedía en la década del 90, miles de mendocinos eligieron este verano ir a las playas chilenas. La gran ventaja para viajar al vecino país es, lógicamente, la menor distancia que hay en comparación con la costa Atlántica, que reduce considerablemente los costos de transporte o combustible.
Los precios en los destinos chilenos son similares a los argentinos. Un paquete de 10 días y 7 noches en un hotel de 2 estrellas, con transporte y media pensión incluidos cuesta, en Reñaca, 443 dólares –alrededor de 1.500 pesos–. Villa Gessel es un poco más barato. Allí, el mismo paquete ronda los 1.300 pesos. En tanto, el mismo paquete, pero con destino Mar del Plata cuesta unos $100 menos.

Una opción más económica son las sierras cordobesas. Los mismos 10 días y 7 noches, con media pensión y transporte incluidos, en Villa Carlos Paz, tienen un valor que ronda loa 850 pesos.

Si lo que se busca es alquilar una casa o departamento, una familia tipo –de 4 miembros– debe prever en gastar, en Viña del Mar o La Serena, en Chile, alrededor de 40.000 pesos chilenos diarios, es decir unos 250 pesos argentinos.

Sin embargo, hay opciones más económicas, pero resignando algo de cercanía a la playa.

En la costa Atlántica las opciones son muchas, y el abanico de precios ofrece posibilidades para todos los bolsillos. En Mar del Plata, por ejemplo, una casa para 4 personas en la segunda quincena de enero se puede conseguir por entre 1.800 y 2.500 pesos la quincena, dependiendo de los servicios que se ofrezcan y de la cercanía al mar.

Otros destinos de Buenos Aires, en especial los balnearios del Partido de la Costa (que incluye ciudades como San Bernardo, San Clemente, Mar de Ajó y Las Toninas, entre otros), pueden tener opciones más económicas, aunque los precios no varían demasiado de los de La Feliz.

Villa Carlos Paz, en tanto, ofrece casas para 4 personas, con pileta, desde 250 pesos por día. Esta ciudad ofrece, al igual que Mar del Plata, el movimiento nocturno y la oferta teatral como uno de sus principales atractivos.

Y quien quiera ver de cerca a las estrellas de la farándula porteña deberá pensar en gastar unos 100 pesos por persona, en las obras de mayor renombre, o unos $30 para ver algunos espectáculos más humildes.

No hay dudas de que uno de los detonantes de la masiva elección de Chile como destino para las vacaciones de los mendocinos es la distancia. Ir a Viña del Mar en colectivo toma unas 8 horas, y un par menos en vehículo particular. El costo del pasaje a este destino ronda los 90 pesos. La Serena, en colectivo, queda a 12 horas y cuesta 160 pesos.

Las demoras en la Aduana, sin embargo, han hecho que a muchas personas el viaje se les haga casi tan largo como ir hasta la costa Atlántica, destino al que, variando según cada ciudad, se llega en unas 20 horas en micro, y 15 en auto. El pasaje hasta La Feliz ronda los 250 pesos.

Comentá la nota