Los mendocinos del PJ jamás enfrentaron a los K en el Congreso

En los superpoderes, la estatización de Aerolíneas y del sistema jubilatorio, los presupuestos y las retenciones al campo, los Kirchner contaron con los votos incondicionales de Fadel, Pereyra, Alvaro, Troadello, González, Genem y Perceval.
La mitad de los diputados y dos tercios de los senadores nacionales por Mendoza fueron hasta ahora implacables soldados de la causa de Néstor Kirchner. Ninguno de los siete representantes mendocinos en el Parlamento que se enrolan en el PJ oficial votaron jamás en contra de un proyecto de ley trascendente para el kirchnerismo, antes ni después del quiebre que significó la guerra con el campo en los bloques oficialistas del Congreso.

De los siete representantes mendocinos oficialistas en la Legislatura nacional, dos están en la Cámara Alta y cinco en la Cámara Baja. De estos últimos, cuatro tienen mandato hasta diciembre de 2011, mientras que las bancas del Senado cambiarán de dueño el próximo 10 de diciembre.

Los ejemplos de Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires y hasta La Rioja, en los que hubo peronistas que le dijeron no al Gobierno nacional frente a leyes discutidas, no prendieron en Mendoza. A favor de nuestros congresistas respecto a los de las provincias citadas hay que marcar que nunca recibieron una orden ni tan siquiera un guiño del gobernador kirchnerista Celso Jaque para contradecir a la Nación.

El momento de mayor tensión social traspasada al interior del Congreso en los últimos años fue sin dudas durante el debate y las votaciones en ambas cámaras de la resolución 125 de retenciones móviles a la soja que se exporta. Mientras muchos peronistas saltaron el cerco del kirchnerismo para nunca más volver y otros, como la senadora riojana Teresita Nicolasa Quintela, votaron contra el Gobierno sólo en esa oportunidad, los mendocinos se mantuvieron fieles al mandato kirchnerista.

En leyes discutidas, como la que año a año le renovó superpoderes al Ejecutivo nacional, los mendocinos siempre fueron inseparables compañeros del oficialismo. Estos aprobaron todos los presupuestos nacionales, la estatización de las AFJP y de Aerolíneas Argentinas, entre otras necesidades del kirchnerismo.

Hoy, frente a la polémica ley de servicios audiovisuales, el frente de legisladores oficialistas mendocinos está férreamente atado a los intereses K.

Salvo alguna decisión sorpresiva y de último momento, el kirchnerismo cuenta con cinco votos mendocinos en Diputados y dos en el Senado. Los representantes en el Congreso siguen incondicionalmente encolumnados detrás del oficialismo, a pesar de que en la provincia el PJ se fisuró por este tema.

Nada cambió entre los kirchneristas mendocinos del Congreso, después de que la mitad de los senadores provinciales justicialistas suscribieran una propuesta de Miguel Serralta para que la Legislatura local promoviera el aplazamiento de la discusión de la ley hasta el recambio de la mitad del Congreso, en diciembre. Tampoco hizo mella la declaración del presidente de Diputados, Jorge Tanús, quien advirtió de que la ley de medios no saldrá porque divide al país.

Dentro del bloque mendocino que se mantuvo sin fisura en la defensa de los intereses K sobresale la figura de la tunuyanina Patricia Fadel, proveniente del sector azul, que regentea el asesor presidencial Juan Carlos Mazzón. Junto con ella representan a Mendoza pero votaron sin cuestionamientos los designios K los popes sindicales Guillermo Pereyra, del Centro Empleados de Comercio, y Dante González, del Sindicato de Petroleros Privados.

También suscribieron todas las leyes consideradas claves por el Gobierno nacional Jorge Pampa Alvaro, ex dirigente de la Tendencia, movimiento peronista al que suscribieron los Kirchner en los ‘ 70, y Susana Genem, profesora universitaria. De los cinco, Genem es la única que deja su banca en diciembre.

Patricia Fadel, la cazavotos

Además de acompañar todas las iniciativas del Ejecutivo nacional, como el resto de los peronistas mendocinos, la diputada Patricia Fadel debió transpirar en más de un tratamiento legislativo para conseguir los votos que necesitaba la presidencia. En su rol de secretaria administrativa del bloque oficialista, se encargó de armar la lista con los votos que se iba asegurando el Gobierno y de convencer a quienes no estaban tan seguros.

Manos Arriba

Presupuesto nacional: la Ley de Leyes contó siempre con la venia de los mendocinos.

Superpoderes: aún pasada la emergencia siguió aprobándose.

Estatización de Aerolíneas: es otro proyecto cuestionado que avalaron los peronistas mendocinos.

Estatización de AFJP: para muchos una caja política, que contó con los votos locales.

Retenciones: la derrota del kirchnerismo no contó con votos de peronistas mendocinos.

Comentá la nota