Mendioroz y el Corredor Bioceánico: sobre construcciones colectivas y formas

"No comprendo que es lo que le pasa a algunos dirigentes de nuestra vecina provincia de Neuquén. Debo haberme perdido algún capítulo de nuestra historia en común, básicamente la recorrida por el Corredor Bioceánico Norpatagónico a través de los últimos años", dijo el vicegobernador Bautista Mendioroz en relación a las últimas declaraciones surgidas en torno al tema del corredor bioceánico realizadas por autoridades neuquinas.

El texto completo de la nota de opinión del vicegobernador Mendioroz sobre este tema dice textualmente:

No me gusta el estilo con el que se ha mediatizado el tema. No comparto las expresiones agresivas hacia nuestro gobernador, el que, no sólo posee una legitimidad democrática incuestionable, sino que también ha apoyado al corredor desde una postura democrática y plural. Lo tildan de “provinciano”, de “reduccionista” y algunas cosas más. Así no se hace política de arquitectura; moderna y consensual. De esta forma sólo lograremos girar en vacío. Y en éste vacío ganan quienes no quieren ninguna propuesta. Gana el no a todo.

No recuerdo haber leído u oído por parte de Miguel Saiz alguna expresión de tono similar para referirse al conflicto suscitado por el bioceánico ni a ningún otro.

Ahora bien, es preciso hacer algunas aclaraciones previas.

El Corredor Bioceánico Norpatagónico fue, es y será siempre una construcción colectiva y no una mirada febril de algún iluminado.

Siempre hemos trabajado en conjunto y solidariamente, para hacer realidad una alternativa geopolítica de desarrollo regional que, básicamente, no tiene oposición, ya que la unión del Atlántico con el Pacífico mediante el Corredor, es una estrategia de desarrollo original, potente y a la altura del conocimiento teórico actual.

Todas las reuniones llevadas a cabo y/o decisiones tomadas en el Marco del Comité de Fronteras Región de Los Lagos, en estos más de 10 años desde la creación del Corredor, han sido públicas, comunitarias, transparentes, en un marco de clara institucionalidad y de políticas compartidas; a la luz del día y con un objetivo claro y preciso: el Corredor Bioceánico del Sur conformado por el Puerto de SAE en el Atlántico, San Carlos de Bariloche, el Cardenal Samoré y el Pacífico. Un corredor que siempre visualizamos como absolutamente complementario del Norte, que contiene al puerto de Bahía Blanca, el Alto Valle de Río Negro y Neuquén, el Paso por Pino Hachado y el Pacífico.

Para demostrarlo basta con revisar la cronología de algunas decisiones tomadas, entre otras:

· Ley 3170 de 1997, crea comisión mixta para el desarrollo del Corredor Bioceánico Atlántico-Pacifico votada por unanimidad en el Parlamento rionegrino.

* Acta Comisión Alcaldes e Intendentes, XXII Encuentro, Temuco, Agosto 2004, se informa sobre avances en el desarrollo del Corredor sin objeciones por parte de Legisladores e Intendentes de Neuquén.

* Acta del V Encuentro de Alcaldes e Intendentes en el XXIII Encuentro, Las Grutas, Marzo 2005. Hugo Panessi, Intendente de Villa La Angostura, integra una comisión del Corredor Bioceánico San Antonio Oeste-Puerto Varas-Puerto Montt, y solicita apoyo para buscar soluciones a los problemas de tránsito de la avenida de circunvalación de Villa La Angostura.

* Declaración XXXII del Parlamento Patagónico. Ushuaia, Junio de 2005. Declara de interés patagónico al Corredor.

* Ley rionegrina 4014 de 2005. Crea Corporación para el Desarrollo y Promoción del

Corredor Bioceánico Norpatagónico, también votada por unanimidad.

* Ley de Neuquén 2552, Junio de 2007. Circunvalación Villa La Angostura con financiamiento de Nación ó de la Provincia.

* Reunión en Secretaria de Seguridad Interior, Buenos Aires, Mayo de 2008. Firmada por el Intendente de Villa La Angostura, plantea evaluar los estudios de impacto ambiental y gestionar la ruta de circunvalación.

* Carta a la Presidenta de la Nación, Viedma, Octubre de 2008. Firmada por Intendentes, Ministros, Legisladores y Corporación. En defensa del Corredor y la Ruta 23.

* Declaración de Viedma “Unidos por la Integración Nacional”, Octubre de 2008. Firmada por Intendentes, Ministros, Legisladores y Corporación. En defensa del Corredor y la Ruta 23.

No encuentro ninguna similitud entre la actitud de los dirigentes que trabajamos en conjunto (de ambas provincias norpatagónicas) para que, la Universidad del Comahue o el Tren del Valle por ejemplo, fueran defendidos a rajatablas como lo que son, dos proyectos de neuquinos y rionegrinos; y ésta otra, que levanta muros que nos separan como región, que acentúa rivalidades, que divide y que agrede.

Ésta falta de visión del desarrollo regional integral de alguna dirigencia, explica por qué la mayoría de los rionegrinos siente a la UNCo como puramente neuquina y a la vez aprecia y valora la decisión de haber creado la Universidad de Río Negro. A buen entendedor, pocas palabras.

Siempre dijimos que debía ser Río Negro más Neuquén, en todo. Integrando y no separando. Superando viejas antinomias del pasado que tanto daño nos han hecho. Un corredor complementario de otros; un paso más el otro. Así y sólo así, el concepto de bioceaneidad cobrará relevancia.

Quienes agreden por los medios la postura de mi provincia en cuanto al corredor, han colocado la razón mediática por sobre la razón de la reflexión conjunta. No es forma de hacerlo. No conduce a nada positivo. Así dejamos de ser “región” para ser sólo “provincias separadas”. Peor: para algunos temas somos región y para otros cada una mira para su lado.

Hoy, estoy en condiciones de afirmar que el corredor por el Cardenal Samoré es la mejor opción y la defiendo, puesto que los trabajos técnicos ya elaborados así lo determinan. Y ésa fue la propuesta del Gobernador Saiz cuando se refirió al camino de cintura. Si existe una solución superadora de ésta, la estudiaremos.

El ataque despiadado y mediático, una especie de “razón de la sinrazón”, no nos lleva a efectividades conducentes. Así no se avanza. Se retrocede.

Resumiendo: no cuestiono el fondo del planteo de las voces neuquinas que se oponen al paso por el Cardenal Samoré, aunque no las comparta; cuestiono y mucho, las formas con que se ha encarado tal oposición.

Y en democracia, muchas veces, las formas son parte inescindible del fondo.

Comentá la nota