Mencionan a Tejedor y Jara como vías alternativas para el ingreso de ómnibus

La comuna evaluará alternativas para la circulación de los micros de larga distancia, ante las objeciones al ensanche de Libertad. Una de ellas es la de canalizar por Tejedor y Jara los colectivos que ingresen por la Autovía 2. También se insistirá con que sea aprobado un corredor junto a las vías.
Si bien no se desistió del proyecto de ensanchar la avenida Libertad para asegurar el ingreso y egreso de micros de larga distancia a la ciudad, el gobierno municipal está dispuesto a analizar algunas otras posibilidades antes de tomar una decisión definitiva al respecto.

Frente a la resistencia de algunos sectores que se oponen a se lleve a cabo esta obra, el Ejecutivo se tomará algunas semanas para tratar de replantear la situación, evaluando algunas alternativas. Una de ellas consiste en hacer propia la parte de una propuesta presentada días atrás por el coordinador general del Consejo Municipal de Cultura de General Pueyrredon, el arquitecto Héctor De Schant, en la que fueron planteados nuevos recorridos para los micros de larga distancia.

Dentro de este proyecto figura la posibilidad de hacer que los micros que provienen de la Autovía 2 recorran la avenida Carlos Tejedor y su continuación (Jara) para después dirigirse por 9 de Julio hasta la nueva estación, de la cual egresarían a través de 3 de Febrero. Llevar a la práctica esta posibilidad obligaría a realizar una obra para reducir el ancho de las plazoletas centrales de Jara y Tejedor, aunque manteniendo en el centro sus características palmeras.

Si bien la idea aún no fue estudiada en profundidad, fuentes del gobierno aseguraron que será tenida en cuenta como una opción más antes de decidir qué hacer con el proyecto inicial de ensanchar Libertad. Junto a ello se insistirá para la que Secretaría de Transporte Ferroviario de la Nación reconsidere su negativa a aceptar que sea construida una calle paralela a las vías del tren, que se extienda desde Champagnat hasta el corazón de la nueva estación. Este proyecto fue rechazado por esa dependencia por razones de "seguridad", lo que obligó al municipio a tener que buscar una alternativa, planteando como solución la ampliación de Libertad. Tras el anuncio, el Ejecutivo encontró la resistencia de algunos vecinos, agrupaciones ambientalistas y bloques políticos del Concejo, que rechazan la idea de que sean extraídas las dos primeras hileras de árboles existentes en la avenida, plantadas hace décadas ante la eventualidad de tener que realizar una obra de esta naturaleza.

De hecho, Libertad es una arteria sujeta a ensanche -así lo indica el Código de Ordenamiento Territorial- pero en buena parte de su trayecto la forestación consolidó un paisaje que buena parte de los vecinos quiere preservar, al igual que la extensión de las veredas.

La semana pasada, durante una jornada de trabajo realizada en el Concejo, el presidente del Ente Municipal de Vialidad, José María Conte, aseguró que por el momento el Ejecutivo no está avanzando con el proceso para licitar la obra de ensanche de Libertad y ratificó que se analizará "en profundidad" la situación antes de tomar una decisión definitiva. El funcionario señaló además -aclarando que se trataba de una opinión personal- que la mejor opción sería la de lograr que se admita la construcción del corredor exclusivo para los micros junto a las vías del tren. Esta alternativa era la que había sido planteada originalmente hace algunos años, cuando el Plan Estratégico aconsejó la instalación de la nueva estación en el predio de San Juan y 9 de Julio, considerando que esta nueva calle permitiría canalizar sin inconvenientes buena parte del tránsito de los colectivos.

Comentá la nota