Ya se menciona un posible retorno de las "cuasimonedas"

“Frente al faltante de recursos genuinos, hay posibilidades de que aparezcan las segundas monedas en las provincias”, dijo el economista Orlando Ferreres. Y otro colega, Rogelio Frigerio, de la consultora Economía & Regiones, sostuvo que con un deterioro de las finanzas provinciales mayor del previsto, es “altamente probable” que ocurra. En 2001, cuando la crisis De la Rúa, La Rioja implementó los Bocade y la Nación las Lecop, entre otras.
Los recordados Patacones, Lecop, Cecacor y Lecor, entre otros, podrían volver a Argentina en 2009 debido al “deterioro” fiscal y la “desaparición” del financiamiento en algunas provincias.

Algunos economistas consideran esta posibilidad ante la complicada situación fiscal de las provincias, cuyos gobiernos muestran desesperación por los compromisos de deuda con la Nación y la escasez de giros de fondos desde la Casa Rosada.

En principio no es el caso de La Rioja, porque la provincia no registra un fuerte nivel de endeudamiento, situación que afecta a otras, inclusive de mayores potencialidades.

“Frente al faltante de recursos genuinos, hay posibilidades de que aparezcan las segundas monedas en las provincias”, dijo el economista Orlando Ferreres. Y otro colega, Rogelio Frigerio, de la consultora Economía & Regiones, sostuvo que con un deterioro de las finanzas provinciales mayor del previsto, es “altamente probable” que ocurra.

Estas cuasimonedas quedaron marcadas a fuego en la memoria de los argentinos cuando en agosto de 2001 la Nación anunció una primera emisión de bonos Lecop, que tuvieron como destino la cancelación de la mayor parte de la coparticipación federal impositiva adeudada.

Debido a la imposibilidad de sostener la disciplina fiscal por la recesión económica de ese año, distintos gobiernos provinciales emitieron bonos “sustitutos de moneda” y un año después circulaban unos 8.400 millones de pesos-bonos, aproximadamente el 50 % de la circulación monetaria.

Ahora, Frigerio sostiene que las cuasimonedas no fueron un recurso auspicioso para el sector financiero, pero opinó que los comercios y la industria no guardan un mal recuerdo.

“Permitieron una salida menos traumática de la crisis y que no se rompiera la cadena de pagos”, agregó.

En tanto, un estudio de la consultora Abeceb.com concluye que las provincias enfrentarán 2009 con un menor crecimiento de los recursos disponibles por la desaceleración de sus economías.

En ese marco, destaca el informe que si bien moderarán el gasto, según sus presupuestos, no será lo suficiente para reducir el déficit de sus cuentas por lo que nacería la posibilidad de emitir las cuasimonedas.

A su vez, el presidente del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), Nadin Argañaraz, dijo que las cuasimonedas “siempre van a ser una fuente de financiamiento tenidas en cuenta cuando no haya otras alternativas viables”.

La provincia de Buenos Aires presupuestó gastos de capital por 5194 millones de pesos para 2009, lo que representa 49,5 % más que en 2008. Mientras, Córdoba planea aumentar 56 % las erogaciones de capital, con un gasto proyectado de 1290 millones, y Santa Fe los incrementarán 27 %, mientras que la ciudad de Buenos Aires lo hará en 12 %.

“Hay un crecimiento de la inversión en infraestructura, pero este dato no es tan positivo porque el grueso fue con recursos de Nación; las provincias no mejoraron la calidad del gasto”, dijo Frigerio.

Los especialistas coinciden en que el deterioro del superávit de las provincias exigirá una mayor asistencia del Estado nacional y la posibilidad de un default provincial dependerá de esta asistencia y de las medidas que tomen las provincias de manera unilateral.

Las provincias que ya pasaron por la experiencia son Buenos Aires (Patacón), Córdoba (Lecor), Entre Ríos (Federal), Corrientes (Cecacor), Tucumán (Bocado), Mendoza (Petrom/Petrobono) y Misiones (Cemis).

También San Juan (Huarpes), Chaco (Quebracho), Formosa (Boncafor), Catamarca (Bono Ley 4748), Tierra del Fuego (Letras), Chubut (Petrobono), Río Negro (Petrobono), La Rioja (Bocade).

Las provincias tienen un elevado endeudamiento con la Nación, que creció de forma sostenida desde 2001, lo cual se suma a la crisis que atraviesan actualmente por los efectos del colapso financiero mundial que impactaron en sus economías.

Con la indexación, la deuda pasó de los 30 mil millones de pesos en 2001 a 69.000 millones en 2002 y se proyecta que 2008 finalizará en 93.168 millones de pesos.

Comentá la nota