Día de la memoria por la verdad y la justicia

A 33 años del golpe de estado militar se realizó en Santa Rosa el acto por el Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia. Fue en el Paseo de la Memoria, en el Centro Recreativo Don Tomás, y contó con la presencia de autoridades provinciales y municipales, delegaciones escolares, familiares y amigos de los pampeanos desaparecidos o muertos durante la represión desatada antes y después del golpe del 24 de marzo de 1976.
El intendente Francisco Torroba, el viceintendente Guillermo Di Liscia; el secretario general de la Gobernación, Raúl Ortiz; el ministro de Gobierno, César Rodríguez; el secretario de Derechos Humanos, Héctor Rubén Funes; legisladores provinciales y municipales, participaron de la ceremonia por el Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia que comenzó a las 11 con el Himno Nacional Argentino interpretada por la cantante Marcela Eijo.

Tras la lectura de un mensaje alusivo del secretario de DDHH de la Nación, Eduardo Luis Duhalde, se les tributó un homenaje a los pampeanos desaparecidos que consistió en colocar una flor en el monolito que los recuerda. En la placa están los siguientes nombres: Eduardo Capello, Antonio Quispe, Oscar Ponteprimo, Orlando Walter, Hugo Ardiles, Roberto Loscertales, Manuel Negrín, Carlos David, Salvador Deláturi y Luis Celesia.

También figuran los nombres de: Sergio García, Raúl Uhalde, Horacio Alvarez, Alejandro Olachea, Teresita Cianca, Liliana Molteni, Rodolfo Elías, Eduardo Korsurski, Inés Uhalde, Carlos Sangiorgio, Juan Andreotti, Juan Follonier, Néstor Grill, Carlos Knobel, Alejandro Knobel, Mario Koncurat, Mario Urquizo, Carlos Frigerio, Analía Urquizo, Alejandro Quispe, Roberto Quispe, Alejandro Estigarría, Miguel Nicolao, Oscar Didío, Ricardo Beleda, Jorge Capello, Emilse Trucco, María Barbeito, Chela Gil, Lucía Tartaglia, María Moretini, Carlos Acosta, Adrián Follonier, María Peter, Clotilde Mora, Miguel Galinari, hijo/a de María Tartaglia, hijo/a de Carlos Orsaocoa.

La cantante Eijo interpretó el tema "Aún caminan conmigo", de Teresa Parodi y tras ello una sobrina de Roberto Loscertales, Paola, habló en nombre de los familiares y expresó "el fuerte deseo, compartido por muchos, que los argentinos apostemos con todas nuestras fuerzas a la lucha por la concordia, la paz y la justicia".

En septiembre de 1975, durante el gobierno de María Estela Martínez de Perón, los familiares directos del piquense Roberto Loscertales se enteraron de su muerte. "Hoy los argentinos hacemos un alto en el trajín diario para recordar aquella generación valiente que se inmoló por un mundo más justo e igualitario y hacemos votos para superar sin olvidos y rencores aquél pasado de desencuentros, intolerancia y muerte", destacó Paola.

Torroba.

Luego fue el turno del intendente Francisco Torroba, quien dijo que el Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia "es el día en que los argentinos recordamos a todas las víctimas de una oscura noche de violencia y de opresión en la que se vio inmerso el pueblo entre las décadas de 1970 y 1980, y después de una frustrada transición en la democracia".

"La memoria histórica debe potenciar una capacidad activa para recordar el pasado como herramienta tendiente a evitar que la violencia se apodere nuevamente de nuestra sociedad".

El jefe comunal agregó que "esta conmemoración tiene un contenido profundamente simbólico y de ninguna manera debe reducirse a recordar una vez al año a las víctimas de la violencia. Esta memoria histórica debe ser el faro que nos guíe para evitar todos los actos violentos que atentan contra los derechos humanos, las libertades fundamentales y la democracia, que socavan los valores del pluralismo y la tolerancia".

Torroba afirmó que "la tolerancia es la virtud que hace posible la paz y contribuye a sustituir la cultura de la guerra por la cultura de la paz. Tolerancia no es lo mismo que concesión, condescendencia o indulgencia, ante todo la tolerancia es reconocimiento de los derechos universales y las libertades fundamentales de los demás".

Funes.

El último de los oradores fue el secretario de Derechos Humanos de la Provincia, Héctor Rubén Funes. "A 33 años del inicio de la más brutal dictadura militar podemos ver y analizar con precisión cómo fueron aquellos hechos, quiénes lo realizaron, quiénes se beneficiaron y quiénes sufrieron y perdieron".

El golpe de estado militar "trajo consigo la prohibición de la actividad política, la proscripción de la actividad gremial, la intervención a las universidades, la persecución a todo tipo de militancia social, presos a disposición del Poder Ejecutivo, pero aparecía un nuevo hecho sistemático y masivo: la desaparición de personas".

"El llamado proceso de reorganización nacional contó con la complicidad de la dirigencia civil en sus distintas expresiones y con el silencio condescendiente de gran parte de la sociedad", sostuvo Funes, quien detalló como antecedentes el bombardeo a la Plaza de Mayo en junio de 1955, el golpe de septiembre de ese año, los fusilamientos del 56 y la interrupción de los gobiernos civiles en 1962 y 1966.

"En 1976 se instauró un plan sistemático de terror y extermino, de persecución, tortura y muerte, exilio y desaparición de personas. Tuvo su fin en 1983, pero sus consecuencias económicas y sociales, de exclusión, ensanchamiento de la brecha entre ricos y pobres, desindustrialización, desprecio de los derechos laborales adquiridos, continuó solapado dentro de nuestra sociedad".

El secretario de DDH dijo que el golpe de marzo del 76 fue "el paso previo y necesario para implantar un proyecto económico y social en beneficio de las minorías oligárquicas vinculadas a los sectores financieros internacionales. No se vino a terminar con la subversión, querían terminar con el estado de bienestar que se había consolidado en la época del peronismo".

En el cierre del acto, las autoridades y familiares plantaron un árbol.

Comentá la nota