Mejoró el balance comercial por límites a importaciones

Superávit engañoso: las importaciones se redujeron 32 por ciento, lo que implica menos actividad / Las exportaciones cayeron 20 por ciento / El saldo fue de U$S 16.980 millones.
Aunque la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció como buena noticia que en diciembre la balanza comercial tuvo un superávit de 1.254 millones de dólares, omitió decir que ese saldo positivo en realidad obedeció a una drástica caída de las exportaciones e importaciones.

Si se toma el contexto general, no hay mucho para festejar ya que durante el año pasado las ventas externas cayeron 20 por ciento, lo que también indica que la producción se redujo en un porcentaje similar.

La caída de las exportaciones acompañada por una reducción del 32 por ciento de las importaciones provocó que la balanza comercial registrara un superávit de 16.980 millones de dólares, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Mientras que en 2008 las exportaciones sumaron 70.021 millones de dólares, el año pasado bajaron a 55.750 millones.

Pero la baja más drástica se produjo en las importaciones: en 2008 totalizaron 57.423 millones de dólares y el año pasado se desembolsaron 38.771 millones de dólares, lo que tiene directa vinculación con una menor actividad económica.

Así, el saldo entre exportaciones e importaciones en 2008 fue de 12.598 millones de dólares y el año pasado trepó a 16.980 millones, pero ese incremento no es una buena noticia porque se dio en un contexto de baja en las ventas y compras al exterior.

En los 12 meses de 2009, el comercio total (exportaciones más importaciones) fue de 94.523 millones, un 25,8 por ciento menos que en 2008.

El 37 por ciento de las compras al exterior fue realizado en el ámbito del Mercosur, bloque que a su vez concentró el 28 por ciento de las exportaciones argentinas.

La disminución de las exportaciones fue motivada por una baja conjunta de los precios (cayeron 14 por ciento) y las cantidades exportadas (bajaron siete por ciento).

Los productos primarios (harina y pellets, soja y cereales) son los que explican la baja de las ventas externas por una caída del 32 por ciento en volumen y 16 por ciento en precio.

En las importaciones influyó una caída del 23 por ciento en volumen de los bienes de capital, que implica menos inversión.

69% de las empresas

fabriles cree que habrá un ritmo estable de la demanda interna durante el primer trimestre del año en relación a igual período de 209, mientras que 17,3 por ciento prevé una baja.

Comentá la nota