Los mejores chimentos políticos (y de sociedad)

Ruckauf quiere volver, Francis Mallmann deleitó a paladares VIP, Bagó es una fiesta, Lopérfido motoquero fashion, Luis Miguel con Faena, Tommy Lee Jones perdido en San Luis y mucho más...
Reunion gastronomica de “academicos” con Mallmann de cocinero

Este es el año internacional de la pomme de terre (la papa), por eso en la entrega anual de premios de la Academia Argentina de Gastronomía, el almuerzo fue un homenaje al tubérculo realizado por Francis Mallmann. Los incas crearon 2.500 variedades de papas, y las mesas estaban decoradas con pequeños papines jujeños. Hubo buñuelos de papa, espinaca y queso, chipás de papa con centolla, causa peruana con papa andina, crocante de papas jujeñas con salmón, crema de papas con puerros y confit de pato, costilla de cordero en sus jugos con puré de papas y, de postre, helado de papa. Un centenar de invitados, académicos y premiados colmaron el Four Seasons y pocos supieron que durante el almuerzo que Madonna estaba todavía en el piso superior. Los vinos eran de la bodega Vistalba de Carlos Pulenta. Guillermo Alchourron, con sus 75 años, recibió varios elogios por su figura en el cóctel previo. Sin su mujer, Bettina, Alejandro Bulgheroni merodeó por las mesas y compartió largas charlas con amigos del Uruguay y con el embajador Bustillo Bonasso. Más de un invitado extrañaba a Carlos Pedro Blaquier, de viaje en Punta del Este, no así Roberto Devorik, que muy divertido contó el éxito de las acciones solidarias realizadas en Polo. Arnaldo Etchart estaba feliz con su premio y con que se lo entregara Michel Rolland, la autoridad número uno del mundo en vinos, y a quien contratara y trajera al país hace 20 años. Funes de Rioja se olvidó de temas sindicales y disfrutó del menú. Emilio Garip, dueño del restaurante Oviedo, organizaba tenidas grastronómicas, Ernesto Gutiérrez planeaba vacaciones y navegación con amigos camino a Brasil partiendo desde Uruguay y Juan Carlos López Mena ya está organizando el primer encuentro de 2009 de la Academia en Colonia con garantía de pamplonas, chotos, buen vino y dulces. Enrique Llamas de Madariaga elogió no sólo el menú sino también los panes de grasa que devoró en segundos. Relajado y con todas las luces se lo vio a Alejandro Macfarlane. Margarita O’Farrell y su esposo Ignacio Gutiérrez Zaldívar agradecieron el premio a su hotel El Casco y la dama contó que se lo llevaba a Bariloche para festejar con los empleados. Jorge Pereyra de Olazábal dialogaba con Juan Pablo Maglier mientras Julio Werthein, ya sin el brazo en cabestrillo, contaba a viva voz que todavía hay movimientos que le provocan dolor. Un lugar aparte fue la entrega de la nueva Guía YPF 2009 que confecciona la Acadademia con María Podestá a la cabeza...

Naturaleza argentina

Un clásico desde hace 18 años: la fiesta de Laboratorios Bagó. Esta vez fue en el Roof Garden del Alvear, donde se presentó el libro sobre los grandes exponentes de nuestro arte como Molina Campos, Fader, Koek Koek, Carlos Alonso y tantos otros, seleccionados y elegidos por Sebastián y su hermano Juan Carlos. Sebastián es un conocido amante de la fotografía y de la vida silvestre, por ello el libro presentado se tituló Naturaleza argentina. Sebastián estaba contento por haber conseguido como criador la carrera más deseada, la Copa de Plata para yeguas de toda edad, que su potranca Miss Taylor ganó de forma fabulosa con un atropello en los 250 metros finales. Ganó por una cabeza, como corresponde. Amigos como Ignacio Gutiérrez Zaldívar, Jorge Ortiz, Enrique Larreta y Estela Cicciffi.

Club de fans

El VIP del concierto de Madonna explotaba. El show había comenzado hacía una hora y un jovial Ernesto Gutiérrez todavía se movía al ritmo de La isla bonita. De pronto entró como una tromba David Nalbandian con su novia histórica. Después de un largo abrazo, el empresario y el tenista permanecieron juntos. Nalbandian afronta problemas en su equipo de rally y los sponsors son siempre bienvenidos. A metros de allí, Enrique Coti Nosiglia y su hijo Juan disfrutaban del concierto y observaban bailar al economista Carlos Melconian. Más medidos en la euforia, Daniel Scioli y Karina Rabolini también fueron espectadores de lujo.

Rucucu quiere volver

El hombre soltó su verdad: “Yo tengo un plan”, dijo, para sorpresa de los casi 50 invitados en un almuerzo en Recoleta. “Quiero ser candidato”, insistió Carlos Ruckauf, confiado en su capacidad para articular un peronismo opositor detrás de su espalda. “Dale, dale, vos seguí dividiendo y haceles el juego a los Kirchner, así vuelven a ganar con el 22 por ciento”, lo cruzó uno de los invitados. El ex gobernador bonaerense tuvo que hacer un esfuerzo para probar bocado el resto de la comida.

Loperfido, motoquero

La presentación de la exposición Miradas, de Hermenegildo Sábat, convocó a varias personalidades de la cultura y también del Gobierno de la Ciudad. Pero sin dudas quien acaparó todas las miradas fue Darío Lopérfido. El ex funcionario de De la Rúa llegó a la Casa de la Cultura acompañado por su novia, Esmeralda Mitre. A pesar de la sensación térmica cercana a los 30 grados que reinaba, el ex sushi eligió look motoquero con ropa negra y pelos al viento. Hasta hubo invitados que no llegaron a reconocerlo.

Voto electrónico

Después de un período de sesiones de análisis económico, un día el debate político retornó a la clásica mesa de desayuno de la ADE. En este caso, Gastón O’Donnell y Mariano Caucino convocaron al nirector nacional Electoral, Alejandro Tullio, al consejero Político de la Embajada norteamericana, Alex Featherstone, al director Electoral de la Ciudad de Buenos Aires, Julián Curi, a la investigadora del Cippec María Inés Tula, y a los legisladores Marcelo Godoy y Marcelo Meis. Todos reunidos para analizar el voto electrónico. Se convino que se trata de una posible solución tecnológica a un problema muy complejo. Un invitado apuntó que siempre se habla de eso para evitar el fraude electoral, pero está claro que el riesgo no desaparece por completo. Si no, véase lo que pasó en las elecciones donde George W. Bush triunfó sobre Al Gore, especialmente en el estado de Florida. Alguien remarcó que no se trata de una tendencia mundial y que ni siquiera existe en muchos países: sólo en la India, Venezuela y Brasil. Por eso se planteó que, en caso de que sea adoptado por Argentina, debe ser en forma gradual.

Coctel a la romana

Vive en Roma, pero en su paso por Buenos Aires la condesa Moreschina Arrivabene ofreció un agradable cóctel. Su familia era dueña del hotel Lancaster. Estaban Alejandro Cordero –muy contento aún por el gran viaje por Nueva York con artistas del Colón–, el embajador de Italia, Stefano Ronca; Archie Lanús, Liu Terracini, Mirtha Legrand, Alfredo Corti, Elizabeth Boote, Angelica Becu de Quintana, Felipe Acevedo (que vive en Madrid), Adela y Johnny Casal, Teresa Hume de Anchorena, Elena Teresa Santamarina de Alzaga y Elena de Alvear de De los Santos.

Al maestro con cariño

En una de sus fugaces visitas al país, el gran Antonio Seguí caminaba por el Paseo de las Artes del Palacio Duhau luego de desayunar junto a la directora de la galería Rubbers, Mariana Povarché. El maestro quedó muy impactado con el lugar y Povarché le sugirió armar una muestra allí, algo distinto, totalmente libre, con sus obras de la colección Rubbers. Así nació la exposición que el jueves inauguró Seguí con un cóctel junto a amigos y a algunos de sus diez nietos. La vigencia de la obra de Seguí –“que siempre vende y no depende de las modas”, graficó un entendido en el tema– tiene mucho que ver con su presencia en las salas del mundo. “Es nuestro embajador en París”, comentaba Povarché. Estaban también Jorge Blanco Villegas y su mujer, Facundo Gómez Minujín, Guillermo Roux y Juan Escalesciani, director del grupo El Rosario, propietario del Duhau.

Buscando a Luismi

Después del show en el Conrad, Luis Miguel desapareció de la faz de la Tierra. Acosado por rumores que lo vinculaban con Kenita Larraín, su ausencia dio que hablar. Sin embargo, Luis Miguel estaba en una chacra cenando con amigos. El empresario Alan Faena lo recibió en su casa de veraneo donde el cantante permaneció hasta el amanecer.

Lost in San Luis

Luego de varios días de paseo por San Luis, Tommy Lee Jones decidió recorrer el interior de la provincia en busca de locaciones para una futura película. De tanto buscar, fue a parar adonde el diablo perdió el poncho: dio vueltas en su 4x4 pero no logró ubicarse. Entonces se cruzó con un chico, sentado junto a un corral de cabras, en el medio de la nada. El niño parecía estar leyendo y el actor se acercó para preguntarle, en perfecto español –lo aprendió en Harvard– cómo volver a la civilización. Su sorpresa fue que el niño le dio unas indicaciones de mala gana y luego siguió chateando concentrado con la notebook que tenía sobre la falda en aquel descampado. “En ese chico noté una gran autoestima, porque estaba conectado con el mundo, pese a estar en aquel lugar”, le dijo Jones a Alberto Rodríguez Saá días después. El gobernador se sintió halagado ya que la decisión de que todo San Luis tuviera Wi-Fi gratuito fue suya. Esa anécdota fue una de las muchas que contó en la cena de la UCeDé en el Círculo Italiano, que marcó su desembarco a pleno en Capital de cara a 2009. Con Jorge Pereyra de Olazábal como anfitrión, la comida sirvió para hacer balance del año. Hubo brochette caprese, ravioles de carne y canasta de merengue con frutos de postre. La velada fue el cierre de una visita intensa a Buenos Aires, ya que además dio una conferencia en el Hotel Etoile de Recoleta, junto a Walter Juan y Emilce Maury, Chicho Basile, Héctor Maya y Pascual Albanese, entre otros, estuvieron entre las trescientas personas que colmaron el Salón Olympic ante el asombro del invitado.

A desalambrar

Con la intención de armar un frente opositor, políticos de varias fracciones cenaron en conocido restaurante de Recoleta. Entre ellos, Federico Pinedo, Esteban Bullrich, Paula Bertol, Nora Ginzburg, Luis Lusquiños y Luis Galvalisi. La convocatoria fue realizada por el ex presidente de la Sociedad Rural Argentina Guillermo Alchourrón y durante la velada el procurador general de la Ciudad, Pablo Tonelli, bregó para que ese frente se hiciera extensivo a otras fuerzas políticas como la UCR, la Coalición Cívica y el Socialismo; lo cual generó una importante aceptación. También asistieron Ricardo Gómez Diez, los diputados porteños Martín Borrelli y Oscar Moscarielo, Jorge Vanossi, Alberto Natale, y los ex legisladores Jorge Enríquez y Santiago de Estrada. Por noventa pesos el cubierto recibieron una mouse de palta como primer plato, un lomo al champignon con torre de papas y de postre ensalada de frutas con helado.

Horse parade

Hace años que el polo es fuente de importantes ingresos en el país. Una de las empresas que desarrolla el tema es La Martina, con exitosa indumentaria. Sus dueños, los hermanos Simonetti, han querido contribuir al buen presente del polo con una decoración en modelos de caballos realizados en resina a la manera de Cow Parade, las vacas que tan bien se remataron hace dos años. Seleccionaron 24 artistas que trabajaron en estos modelos y recibieron una simbólica remuneración para que los mismos fueran subastados a beneficio en Tango Porteño, donde funcionaba el añorado Cine Metro. Hernán Lombardi llamó a las activas señoras de la Fundación del Hospital Fernández, quienes organizaron la venta. Entre ellas, Miriam Bagó, muy feliz por los 400 mil recaudados. Los hermanos Fernando y Gervasio Sáenz Valiente, rematadores tradicionales, sacaran lustre al martillo. Las obras estuvieron en las avenidas Alvear, en la calle Arroyo y en la Recova de Posadas, y salvo una que trataron de robarla, las demás fueron muy respetadas en las calles porteñas. La gran puja de la noche fue entre Juan Carlos Bagó (el criador número uno de caballos puros de nuestro país) y Gerardo Werthein, hombre de la hípica y de los saltos sin duda, que se quedó con el caballito récord de la noche, pintado por el especialista en polo Alejandro Moy: el CEO de Telecom desembolsó cincuenta mil pesos. Luego se vendieron muy bien los ejemplares pintados por dos especialiastas en el tema del polo: Claudia Lucini, 36 mil, y Jorge Alvaro, 32 mil. Le siguieron en el podio los caballos de Alicia Carletti, 20 mil, y Juan Aztica, 18 mil. Juan Lalor pujó y logró una linda obra, como también lo hicieron Jorge Neuss y Bruno Quintana y la coleccionista Marité Salvat, quien se fue muy contenta porque logró llevarse un par de ejemplares equinos. La obra del filetero Martiniano Arce –cuya vaca rematada en el Cow Parade de 2006 fue la más pujada y mejor vendida– se la quedó uno de los sponsor, que pagó ochenta mil pesos para apoyar la iniciativa y alentar a otros a imitar su propuesta.

Homenaje frances

Convocada por la Fundación Río de la Plata que preside Luis Rosales, la cena homenaje que se le realizó al embajador francés Fréderic Baleine du Laurence en el Club del Progreso tuvo asistencia perfecta. Estuvieron el presidente del lugar, Carlos Regúnaga, Jorge Helf y su mujer, coleccionista de arte contemporáneo; el empresario argentino que tiene actividades de exportación en Francia, Carlos Aboud; el ministro de la Cancillería que acaba de dejar el Consulado en Colonia, Uruguay, Gustavo Grippo; Archibaldo Lanús, Lucía Gálvez y una mayoría de jóvenes profesionales.

Comentá la nota