Mejorará el perfil social de Corrientes

No ocurrirá porque mejore la economía, sino porque se medirá la ayuda social del Gobierno. De todos modos, se advierte una gradual mejoría.
El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) anunció días atrás que modificará su metodología para definir los índices de pobreza e indigencia, incluyendo los aportes sociales del Estado para cubrir las necesidades básicas que un ingreso bajo no alcanza a solventar.

De esta manera, cabe esperar que los porcentajes de pobreza e indigencia que registraba Corrientes y la región NEA en general (los más altos del país) muestren ahora un significativo descenso. De todos modos, aun con la metodología "vieja", desde el primer semestre de 2007 hasta el segundo de 2008, Corrientes mostró un gradual descenso en los índices de pobreza (ver cuadro).

Varios medios nacionales (Clarín, El Cronista) difundieron días atrás, sobre la base de anuncios del propio Indec, que el Gobierno nacional quiere que nuevos indicadores del Indec reflejen la incidencia de la ayuda social y dejar de lado la línea signada por el ingreso necesario para cubrir la canasta básica alimentaria. Esto significa que en el Norte Grande bajará abruptamente la pobreza.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos trabaja en una serie de indicadores que midan los niveles de pobreza de forma tal de que incidan en los cálculos los planes sociales en dinero y en especie del Gobierno nacional, entre otras cuestiones, y se dejen de lado las llamadas líneas de pobreza e indigencia, que refieren a la cantidad de familias que no cubren canastas de bienes y dependen estrictamente de la inflación.

CAMBIO DE CARA

De aplicarse el nuevo método, en el Norte Grande (NEA-NOA), cuyas provincias lideran los índices de pobreza e indigencia, ambas clasificaciones mostrarán una realidad ficticia, una asimetría menos para de la cual preocuparse.

La información fue suministrada por el director técnico del Indec, Norberto Iztcovich, y el director de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), Claudio Comari. En diálogo con la prensa, los funcionarios indicaron que la metodología actual para evaluar si una familia es considerada pobre o indigente fue estimada en 1985 y es coincidente con "la década del 90" pero que es inconsistente con la realidad.

Así, si una familia gana un peso menos que lo necesario para no ser considerada pobre pero recibe un bolsón de comida, para la medición actual está en peor condición que alguien que gana un peso más que la línea de pobreza pero no recibe el alimento, ejemplificó Comari. "Puede haber alguien que esté por debajo de la línea y reciba asistencia del plan Remediar", continuó, en referencia a la asistencia gratuita de medicamentos del Ministerio de Salud.

"¿Es decir que el nuevo indicador contemplará los planes sociales para medir la pobreza?", insistió el cronista. "Habrá más de un indicador", corrigió Iztcovich. Según explicó, no es lo mismo ganar un salario que cubra la canasta básica de bienes para alguien que vive en una casa con calle de asfalto, cloacas y agua corriente que para una familia que no cuenta con esa estructura. Eso buscará describir el Indec con la nueva medición de la pobreza que, tal como había adelantado el mencionado diario, estaría lista el año próximo.

Comentá la nota