La mejor defensa...

Con tres goles de hombres del fondo (dos de Ponce y uno de Papa), Vélez liquidó de manera contundente a Tigre por 3-0 y se mantiene con chances numéricas en su carrera por el bicampeonato. ¿Los delanteros? López se fue reemplazado con una sobrecarga en el gemelo derecho y Caruso salió cuando faltaban cinco.
Este Vélez demostró una vez más que es un equipo: sus delanteros no anduvieron en racha, y aparecieron los de abajo, para hacer nada menos que ¡tres goles! Sí, con los tantos de Papa y Ponce (en dos ocasiones), el Fortín le ganó 3-0 a Tigre en Victoria y sigue soñando con alcanzar a Banfield.

En el primer tiempo, este Tigre herido por tantas derrotas salió con todo a quedarse con los tres puntos. A los diez minutos tuvo una de las más peligrosas del partido, cuando Cubero primero, y luego Montoya, salvaron dos remates consecutivos en la línea. Apenas cinco más tarde, Luna disparó un potente remate, que el arquero de Vélez desvió al córner para mantener la valla en cero.

El equipo de Gareca no reaccionaba y la cancha no ayudaba para que desplegara su juego por las bandas. Pero como suele pasar en estos partidos de canchas embarradas y en los que la bocha no gira, el gol llegó por intermedio de una pelota parada. Córner para los de Liniers, y luego de un cabezazo de Sebastián Domínguez y un posterior rebote en un hombre de Tigre, la pelota le quedó solita en el área chica a Waldo Ponce. El chileno no dudó y con una especie de media vuelta a ras del piso, la mandó adentro del arco de Islas. Se fueron 1-0 al descanso.

Ya en la segunda parte, Vélez supo hacer su juego, el de aguantar el 1-0 y esperar (el tiempo que sea necesario) para definir la historia. Y así fue. Zapata se hizo dueño del mediocampo y con el ingreso de Cabral por Moralez (con molestias físicas), Gareca consiguió que su conjunto se quedara con el dominio de la pelota. Ya con Tigre desesperado en ataque, el visitante consiguió lo que quería: en una contra, Papa remató desde afuera del área, y posterior rebote en un defensor, la pelota pasó por arriba de Islas para impactar contra la red y determinar el final del partido. Ya con todo liquidado, llegó el anecdótico gol de Ponce: luego de un córner, el chileno la puso de cabeza contra el palo izquierdo de Islas y estableció el 3-0 final y el segundo tanto en su cuenta personal.

Con este triunfo, Vélez llegó a los 30 puntos y sigue entre los que pelean por el título. A pesar de que se le tienen que dar varios resultados en las tres fechas restantes, el antecedente de Estudiantes contra Boca en el Apertura 2006 (estaba a seis unidades a dos fechas del final y se coronó campeón en un desempate) siempre genera ilusiones para los que pelean desde abajo. Por otro lado, Tigre sigue esperando que este torneo se termine lo más rápido posible para pensar en el año que viene

Comentá la nota