Mejor cosecha: vino, mosto y los precios

A pocas horas que el INV anticipe los primeros números de la nueva cosecha, algunos sectores privados estiman ya que la cosecha oscilará entre 25 y 26 millones de quintales entre San Juan y Mendoza, casi 6 millones más que la cosecha anterior.
De todas maneras hay expectativa para escuchar las cifras científicas -aquellas son estimaciones teóricas-, que va a plantear el INV el próximo miércoles. Si los datos de la industria son más o menos precisos, es una buena noticia para una industria al menos, "inquieta". Mientras tanto el juego de los equilibrios ya comenzó y es complejo. En este contexto ya comienzan a hacerse algunas preguntas para ir delineando decisiones. ¿Cuál es el stock que necesita la actividad -el mercado- para encontrar un precio equilibrado; para que las empresas sean rentables, para sostener el consumo y las exportaciones?

Hay un dato clave, que son los despachos de noviembre y diciembre y que seguramente el Instituto proporcionará en breve. La mayoría de las empresas han sentido el impacto de una caída importante en los dos últimos meses del año y lo vieron reflejado en como los precios del traslado habían llegado plenamente al consumidor. "Hoy nos encontramos con un tetra a $7 en góndola frente a un litro de cerveza que se mueve muy por debajo de esos valores", afirman. Los analistas definen a esta situación como que "claramente se han perdido esquemas de competitividad en un sustituto directo del vino como lo es la cerveza".

La otra gran pregunta que por ahora no tiene respuesta: ¿Cuánto mosto va a hacer la producción este año?. Con los precios actuales del vino, aparentemente la respuesta es "poco o menos de lo que conviene". Es imposible que la industria del mosto pueda competir con la distorsión de precios que existe en la actualidad entre un litro de vino y de mosto. Entonces, ¿qué mosto se va hacer?. Seguramente se va hacer el que salga de la ecuación que genere la propia industria del vino: mercado interno, más mercado externo, más recomposición de 3 o 4 meses de stock y esto va a producir que el precio vuelva a flotar en condiciones que el consumidor pueda pagar. Y, ¿cual será el incentivo para que el productor haga mosto? Es clave en éste contexto, no dañar una industria que le puso equilibrio al mercado durante dos décadas. Por eso habrá que estar muy atento al acuerdo por el porcentaje de mosto que fijen Mendoza y San Juan. Y a la política de los gobiernos provinciales para apoyar el financiamiento de la elaboración (el Fondo de Transformación ya avisó aquí que lo apoyará con tasas diferenciales y San Juan anticipa líneas crediticias de apoyo).

De ahí va a salir el dato de cuanto mosto se producirá y cómo responderemos a los mercados y al productor de uvas.

Precios

Mientras tanto en un mercado de traslado ya sin interés en las operaciones de compra y venta, el precio de un litro de vino tinto básico rozó los $2,04 de contado -a principios de diciembre no se conseguía por debajo de los $2,40 el litro- mientras que el escurrido se recompuso un poco y en operaciones de contado se pagaba a $1,40 el litro. El litro de mosto sulfitado no llegó al peso ($0,99).

Comentá la nota