Mejor el argentino.

BOCA 1 (4) - MILAN 1 (3): Abbondanzieri atajó dos penales, el último al brasileño Pato, para que el equipo de Basile se lleve el tercer puesto en la Audi Cup. Viatri había empatado, de cabeza, a cuatro minutos del final. El Coco había puesto a Riquelme, Palermo, Battaglia, Insúa y Medel para no irse de Münich con las manos vacías.
Como en la final de la Intercontinental 2003, Boca y Milan volvían a enfrentarse, y aquella vez, también definían por penales. Distinto el contexto de ahora, que encontraba a ambos equipos disputando un amistoso por el tercer puesto de la Audi Cup.

Finalmente, y tras el empate en uno, Boca se quedó con el encuentro por medio de penales, en un partido que dejó una imagen positiva para los Xeneizes, con vistas a los torneos que deberán afrontar en esta nueva etapa de la era de Alfio Basile.

Como en el partido de ayer, los dirigidos del Coco comenzaron perdiendo el encuentro, con un gol del brasileño Thiago Silva, quién ya le había convertido a Boca en las semifinales de la Libertadores 2008, pero con la camiseta de Fluminense.

Después del primer tanto, el encuentro se tornó tranquilo, sin demasiadas llegadas en ambos arcos, pero con algunos lujos de esos que se pueden dar en condiciones de amistosos y con figuras como Ronaldinho en la cancha.

El segundo tiempo llegó con tres cambios para Boca; ingresaron al equipo los refuerzos Gary Medel y Federico Insua, además de Sebastián Battaglia. Si bien, el partido no mejoró en cuanto a llegadas, los Xeneizes tuvieron más dinámica en el juego y el Pato Abbondanzieri tuvo algunas apariciones importantes para su equipo.

El gol del empate llegó casi al final del partido, más precisamente a los 86', de la mano de Lucas Viatri, que fue titular. Ya con Juan Román Riquelme en el campo de juego, además del ingreso de Fabián Monzón, el tercer puesto se definiría por penales, al igual que en la recordada Intercontinental del 2003.

Finalmente, y gracias a las atajadas del Pato, el conjunto de la Ribera ganó 4-3 la serie de penales, y se metió en el podio de la Audi Cup. Un buen balance para el Xeneize, que pese a la derrota de ayer frente al Manchester United, demostró que este semestre quiere ser protagonista, si bien Boca siempre lo exige.

En tanto, el plantel de Basile continuará con su gira de pretemporada y enfrentará el 3 de agosto al Linz Lask, de Austria; el miércoles 5 al Aris Salónica y el sábado 8 al AEK de Atenas, ambos de Grecia.

Boca tendrá este semestre dos torneos por los que pelear; el Apertura y la Copa Sudamericana. Por el certamen local, debutará el domingo 16 de agosto ante Argentinos Juniors, en la Bombonera (si finalmente se inicia el campeonato), mientras que en el plano internacional, lo hará el jueves 20 frente a Vélez Sarsfield.

Comentá la nota