Megaestadio: revelan que descargan más peso en las columnas del que soporta el suelo

Un dictamen de un ingeniero civil –solicitado por la diputada provincial Claudia Giorgis (FREPAM)- revela, de acuerdo al expediente de la obra, que en la obra del Megaestadio, la empresa Inarco descargó más peso en los pilotes que el peso máximo permitido según el estudio de suelo. El problema se agrava con el nuevo techo, que tiene un adicional de carga de 500 toneladas.
La legisladora le pidió al gobernador Oscar Jorge –mediante una carta presentada en la jornada de ayer- que realice la contratación de un consultor externo para evaluar los cálculos ya que por toda la obra está supeditado a los datos que proporciona la empresa contratistas y sus proveedores.

La diputada provincial Claudia Giorgis –acompañada por las asesoras Yamila Magiorano y Varinia Jouve- dio a conocer un informe del ingeniero civil Pablo Hernán de Dios Herreros. Ese dictamen fue resultado del análisis del expediente de la obra al que accedió la legisladora. Cabe recordar que cuando el Gobierno provincial solicitó una ampliación del plazo y del monto de obra del Megaestadio, desde la oposición pidieron acceder al expdiente.

El Megaestadio fue una obra licitada en el gobierno de Carlos Verna en el año 2006. El objetivo era que fuera el estadio principal de los Juegos de la Araucanía 2007. Fue adjudicada a la empresa píquense Inarco, del empresario Héctor Mohedano. Pero la obra no se terminó para la inauguración de los Juegos. Y además arrastra graves fallas constructivas: la empresa dijo que hubo un error en el cálculo del techo, que no pudo ser armado. Aunque la magnitud de la falla se desconoce públicamente: el techo armado no pudo ser corregido, requirió otro cálculo y la construcción de otra estructura.

Datos propios

Giorgis dijo que "la experiencia del Megaestadio y del Polideportivo de Ataliva Roca nos hace que como parte de la tarea legislativa realizamos el control de calidad de la obra pública".

Dijo que "acá no se trata de que un caño se romper. Si de asegurar miles de vidas humanas".

Cuando se votó la ley que amplió en 420 los días de plazo de obra y aumentó el pago, el FREPAM se opuso. "Pero en esa oportunidad nosotros accedimos al expediente y planteamos la necesidad de que el estado contrata estudios de cálculo. Cuando el ministerio de Obras Públicas vino a explicar ese proyecto de ley, reconoció que no tenían capacidad para hacer los cálculos. Nosotros planteamos en la sesión que se debía contratar un estudio para el cálculo y no manejarse solo con los datos que remite la empresa", dijo la legisladora.

Giorgis dijo que en la ronda del Presupuesto 2010 los funcionarios de Obras Públicas admitieron que solo contrataron la inspección de obra y no de cálculos. "Pero nosotros ahora encontramos algunas cuestiones que requieren ser aclaradas, por eso le pedimos al gobernador Jorge que lo haga. Y no que se cause un perjuicio más adelante", dijo la diputada del FREPAM.

Pilotes sobrecargados

Los pilotes de obra como el Megaestadio van enterrados en el piso. Soportan el peso que primero se descarga sobre las columnas. Todo el peso, el del techo, las paredes, y las tribunas –en el caso del Megaestadio- se descargan sobre los pilotes.

Según explicó Giorgis "el ingeniero De Dios Herrero al ver el expediente detectó que el estudio de suelo arrojó que el máximo de carga de los pilotes, es de 78 toneladas. Aplicando un coeficiente de seguridad de 3. Por lo tanto el peso real a descargar es de 26 toneladas". Es decir 78 toneladas divdido 3, el coeficiente de seguridad. Este coeficiente se aplica por que el suelo estaba compuesto, según el análisis que realizó INAS (que efectuó excavaciones de 6 metros de profundad) indicaba que el suelo del emplazamiento del Megaestadio está compuesto por escombros (fue un lugar de relleno), limo saturado (barro) y limo calcáreo y limo arcilloso (diferentes barros).

Según el expediente, en la foja 885, se establece para los pilotes un máximo de carga de 66 toneladas. De Dios Herrero dice que "el valor de 66 toneladas verifica la resistencia estructural del pilote en s{i pero no garantiza la estabilidad de la estructura en lo que se refiere a hundimientos ya que el terreno no es apto para soportar semejante carga. No toma en cuenta el coeficiente de seguridad de 3 recomendado para las fundaciones".

Además en la obra –dice De Dios Herrero- no se comprobó el agregado de pilotes o bases para el aumento del peso extra de 500 toneladas que adiciona el nuevo techo.

"El gobernador Jorge tiene que aclarar o realizar una pericia para determinar si el suelo soporta el peso que se descarga sobre las columnas y los pilotes. No decimos que no se puede techar o que si lo techan se cae al otro día. Pero lo que hay hasta ahora indica que es necesaria y urgente esta aclaración", dijo la legisladora del Frepam.

Comentá la nota