Megacausa: Las defensas volvieron a denunciar presiones políticas

Unos párrafos del discurso que el primero de marzo dio el gobernador en la Legislatura anticipando nuevamente condenas en la “Megacausa”, fueron el detonante para que algunos abogados volvieran a pedirle a los jueces que se aparten del caso.
Uno de los letrados advirtió que hay “insoportables presiones” del poder político para que los juzgadores declaren culpables a los imputados y anticipó que irá con estos planteos a la Corte Suprema de Justicia y a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos al sostener que tampoco cree en la imparcialidad de la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia de Chubut.

Ante esta circunstancia, el ex síndico del Banco Jorge Marzullo no pudo continuar testificando, tal como había sido programado cuando el debate se interrumpió la última semana de febrero. Es muy probable que siga hoy con su declaración.

Así se reanudó ayer –tras diez días de interrupción- el intrincado juicio por la “Megacausa”. Pero a las dos horas y media el tribunal debió dictar un nuevo cuarto intermedio y retirarse a deliberar a los fines de tener hoy una respuesta a los “graves” y “preocupantes” planteos que una vez más dejaron trascender –en esta ocasión- tres de los varios abogados defensores que intervienen en el proceso.

Uno de los letrados les anticipó que no los iba a recusarlos de nuevo, pero les pidió que se excusen, que solos se aparten de seguir entendiendo en el caso. “No estamos en un juicio de derecho sino en uno político en donde el poder político se permite condenar a personas”, aseveró en un momento de su encendida alocución.

Fue el doctor Raúl Heredia, quien además -haciendo siempre referencia a las expresiones de Das Neves en la Legislatura- llegó a sospechar en base a dos alternativas que alguno de los magistrados le comunicó al gobernador que “va a haber un veredicto condenatorio”, que “algún colaborador” le haya informado que “ya hay una desiciòn tomada” o que el mandatario les está dictando la sentencia que deben dar. “En cualquier caso estos hechos de extrema gravedad violan el principio de la división de Poderes y la Constitución”, subrayó.

Heredia –hablando siempre de algunos conceptos relacionados con la “Megacacausa” de aquel discurso del primero de marzo- consideró que “el gobernador exhibe a este juicio como una suerte de éxito personal y lo suma como un hecho positivo a su carrera presidencial”. Observó que a las declaraciones del mandatario se han sumado las de “dos diputados que suelen actuar como amplificadores de las expresiones del gobernador”.

Luego anticipó que todos los abogados en su conjunto –o la mayoría de ellos- están preparando “una presentación ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos porque este juicio no puede ser nunca justo. Y esto no es ninguna chicana porque la Constitución nos cobija y nos vincula a todos y dice que los jueces siempre deben ser imparciales y que no juzgan los gobernadores”, advirtió el constitucionalista.

Cerró su encendida alocución diciendo que estas eran las razones por las que expresaba “muy angustiado y lleno de zozobra que se hace muy difícil el ser abogado en este juicio. Creo que no están dadas las garantías que la Constitución le concede a todo habitante de la Republica Argentina”, observó Heredia.

Pérdida de confianza

Todo esto sucedió después que se diera un hecho de características peculiares como lo fue el que uno de los imputados; el ex gerente bancario John Williams decidiera revocarle el mandato a su abogado, el doctor Luís López Salaberry, y cambiarlo por otro porque –según lo dijo el propio letrado en la audiencia- le había perdido la confianza.

En consecuencia se produjo un verdadero “enroque” de abogados ayer en la audiencia porque Williams pasó a ser asistido por defensores públicos y su ex patrocinante empezó a defender al ex presidente del Banco y ex ministro de Economía de la provincia, el licenciado Norberto Jones, otro implicado en el proceso, que hasta ayer venía siendo cliente del doctor Javier Reuter, un letrado de la Defensa Pública.

Ahora bien, parece que John Williams tiene algo que decir en el juicio a propósito de su decisión de cambiar de abogado y es muy probable que lo haga hoy. Por lo menos eso fue lo que anticipó uno de sus nuevos letrados patrocinantes.

“Yo tengo que manejarme bajo el secreto profesional salvo que se den algunas circunstancias. Así que por ahora me voy a quedar en esa postura”, dijo el doctor Luís López Salaberry, ex abogado de Williams. El letrado -en ese tenor de sus declaraciones- consideró que los querellantes y fiscales “están a la expectativa de lo que pueda llegar a decir John Williams para considerar mi presencia o no en el sala”.

Finalmente –refiriéndose al debate que se dio a raíz de la mención que hizo el gobernador de condenas en la Megacausa- sostuvo López Salaberry: “Nuestra intensión es que este juicio termine y que concluya esclareciendo las cosas que sucedieron en el Banco (del Chubut), que se descubra la verdad y que se aplique la justicia como corresponde. Si hay absoluciones que existan y si hay condenas que las haya, pero que sean tal como lo establece la Ley”, exigió.

Comentá la nota