Medvedev apunta al partido de Putin

El mandatario exigió al oficialismo, base de poder del ex presidente, que abandonara prácticas fraudulentas
SAN PETERSBURGO.- El presidente ruso, Dimitri Medvedev, en un desafío implícito a Vladimir Putin, primer ministro y mentor político de aquél, criticó ayer abiertamente las prácticas corruptas y la manipulación de los resultados electorales del partido gobernante Rusia Unida, base de poder del ex jefe del Kremlin y actual hombre fuerte de Rusia.

Durante el congreso partidario efectuado en San Petersburgo, bastión político de Putin y Medvedev, el mandatario acusó a varias delegaciones regionales de Rusia Unida de utilizar su dominio y conexiones oficiales para modelar los resultados electorales a su favor y llamó al partido a realizar una amplia apertura y a no confundir los intereses de la organización con los intereses generales.

"La democracia es para el pueblo, no para los partidos; ni es para el gobierno ni para la oposición", indicó Medvedev, que llegó al poder el año pasado luego de que Putin lo eligiera su sucesor y candidato presidencial de Rusia Unida.

"Las elecciones deben expresar el deseo popular en una competencia libre entre ideas y programas, pero eso no sucede cuando se mezclan los procedimientos democráticos con los administrativos", agregó el mandatario.

La mayoría de los funcionarios federales y regionales rusos son afiliados a Rusia Unida, y la oposición acusó al partido de utilizar esa influencia para hacer fraude en las urnas.

Los observadores electorales y los partidos de la oposición protestaron las violaciones electorales generalizadas que, según ellos, ocurrieron en los comicios municipales de octubre.

Las críticas del mandatario sorprendieron a analistas locales y diplomáticos y son parte de una creciente escalada de cuestionamientos internos -al menos discursivos- lanzada por Medvedev este año.

Putin, que no ha descartado la vuelta a la presidencia de Rusia en 2012, permanecía sentado mirando papeles, tomando notas y conversando con Boris Gryzlov, líder formal de Rusia Unida. Putin aplaudió por momentos el discurso del presidente, pero rara vez lo miró.

Comentá la nota