Ley de Medios: una senadora mendocina complica al kirchnerismo

Ley de Medios: una senadora mendocina complica al kirchnerismo
Es una de los seis senadores oficialistas "rebeldes". La Casa Rosada intenta convencerla, pero su relación con los Kirchner y con Jaque pasa un mal momento.
La cacería de votos en el Senado nacional relega el debate de la Ley de Medios Audiovisuales a un segundo plano y pone en el ojo de la tormenta a la legisladora por Mendoza, Mónica Troadello (Frente para la Victoria).

La misión del oficialismo se concentra en incluir dentro de sus filas la mayor cantidad de voluntades para lograr la supremacía que permita aprobar sin cambios el proyecto que impulsa el matrimonio presidencial.

En este constante sondeo de votos, la senadora mendocina, que siempre fue incondicional a las líneas impartidas desde la Casa Rosada, ahora aparece como una detractora.

Troadello se encolumnó dentro de los llamados "oficialistas críticos" que consideran prudente introducir cambios al proyecto que tiene media sanción de Diputados y que el Poder Ejecutivo pretende convertir en ley inmediatamente.

Esta situación le valió algunos llamados telefónicos desde el Gobierno nacional para tratar de que "revea su postura". Así y todo, se mantiene firme, por el momento, en su visión "crítica" de la norma, comentó una fuente legislativa.

Troadello asumió su banca en el Parlamento para concluir el mandato del renunciante Celso Jaque, quien se convirtió en Gobernador de Mendoza tras imponerse en las elecciones de 2007.

A dos meses de concluir el mandato, la senadora, que en los temas candentes siempre votó en favor del oficialismo (retenciones móviles, delegación de facultades del Congreso en el Poder Ejecutivo, superpoderes), le imprimió una nueva impronta a su gestión.

El pronunciado e irreversible distanciamiento con Jaque y el malestar con el Gobierno nacional por lo que considera un marcado desinterés hacia su persona, forma parte del combo que la llevó por el camino de la rebeldía.

Dicen que se ha sentido "ninguneada" por el poder K y también por Jaque, con quien se peleó luego de que ésta echó a un publicista amigo del malargüino del Departamento General de Irrigación, donde Troadello tiene un cargo de planta y mucho peso decisional.

La postura de Troadello es una piedra en el zapato para el kirchnerismo y está en consonancia con otros pares del bloque del Frente Para la Victoria. La intención de los senadores disidentes es propiciar la reforma del controvertido artículo 161 conocido como la "cláusula de desinversión", que obliga a las operadoras de radios y de TV por aire y cable a desprenderse, en el plazo de un año, de todos aquellos activos que contradigan las disposiciones de la nueva ley.

También cuestiona la conformación de la autoridad de aplicación que permitirá al gobierno de turno, si se mantiene el texto con la sanción de Diputados, tener el control sobre el organismo encargado de otorgar o revocar licencias de radio y TV, al tener la potestad de nombrar a la mayoría de sus miembros.

Con esta jugada, la mendocina pasó a integrar la lista de los 6 legisladores rebeldes que encabezó la semana pasada el jujeño Guillermo Jenefes, presidente de la Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión, que es cabecera del debate en la Cámara alta. En la misma situación están Ramón Saadi (Catamarca), Silvia Giusti (Chubut), Teresita Quintela (La Rioja) y Elena Corregido (Chaco).

El Poder Ejecutivo solamente tiene 31 votos de los 39 legisladores oficialistas. El repaso de números da cuenta de que hay dos senadores con parte de enfermo y hasta ahora seis miembros con decisión de introducir modificaciones, como informó el diario La Nación.

Comentá la nota