"Dar los medios para decidir"

El Instituto Guttmacher, de Estados Unidos, verificó la caída de abortos en el mundo al tiempo que en ciertos países hay un mayor acceso a los métodos anticonceptivos. También bajaron los embarazos no deseados. Las cifras de la última década.
Que más mujeres puedan acceder a métodos anticonceptivos y los usen regularmente disminuyó la cantidad de abortos en todo el mundo. La prevalencia de la anticoncepción, además, disminuyó la cantidad de embarazos no deseados. Lo que especialistas en salud reproductiva y el movimiento de mujeres sostienen desde hace años ha sido empíricamente demostrado por el Instituto Guttmacher, una ONG norteamericana que trazó un panorama global contundente. Mientras que en 1995 se registraron 45,5 millones de abortos, en 2003 la intervención se realizó en 41,6 millones de oportunidades. La tasa de embarazos no deseados pasó de 69 por 1000 en 1995 al 55 por 1000 en 2008, siempre considerando casos de mujeres de entre 15 y 44 años.

"Hay cada vez más pruebas de que dar a las mujeres los medios para decidir por ellas mismas cuándo quieren quedarse embarazadas y cuántos hijos quieren tener disminuye de manera importante las tasas de embarazos no deseados y por tanto reduce la necesidad de recurrir al aborto", comentó Sharon Camp, la directora del instituto norteamericano, durante la presentación de El aborto alrededor del mundo: una década de progreso desigual (que puede encontrarse, completo, en www.gutt macher.org), que tuvo lugar ayer en Londres. Los progresos son "modestos en relación con lo que podría hacerse", indicó, al señalar que las brechas regionales tanto legales como de oportunidades, pero ante todo nacionales, son las que sustentan desigualdades entre mujeres de distintos lugares del planeta.

La cifra que con más claridad señala la tendencia es la de utilización de anticonceptivos por parte de las mujeres casadas: mientras que en 1990 recurrían a ellos el 54 por ciento, en 2003 el uso se extendía al 63 por ciento. Ese incremento indica, además de la aceptación de distintos métodos, la voluntad creciente de controlar la fertilidad y planificar el desarrollo familiar, aun en los casos de mujeres que tienen pareja estable, una realidad que desbarata algunos de los argumentos más conservadores. De allí que el informe, en sus conclusiones, refiera que "una tendencia importante y alentadora que subyace a la disminución de la incidencia de embarazo no deseado es el incremento del uso de anticonceptivos", al tiempo que agrega que las cifras de las casadas encuentran correlatos "en algunos países en desarrollo, durante los ’90, entre las solteras jóvenes y sexualmente activas". Sin embargo, el mapa de acceso a la anticoncepción resulta abrumadoramente desigual: en 2003, el 71 por ciento de las casadas recurría a distintos métodos en América latina y el Caribe, pero en Africa lo hacía sólo el 28%de ellas.

El informe, aun cuando fue presentado como auspicioso, también pone en negro sobre blanco los desafíos pendientes, como el hecho de que todavía el aborto sea ilegal en 32 países, aunque 19 han morigerado las restricciones legales desde 1997 a esta parte. Otros tres, en cambio, las "aumentaron considerablemente", señaló Camp. El 40% de las mujeres del mundo viven en países con leyes sobre aborto "muy restrictivas", entre ellas el 97% de las latinoamericanas. Pero "las restricciones legales no hacen que haya menos abortos, sólo logran que el proceso sea más peligroso", recordó Camp. Las cifras que revela el Instituto también avalan esa afirmación: los abortos clandestinos causan 70 mil muertes anuales en el mundo y provocan que cinco millones de mujeres deban ser tratadas por complicaciones derivadas de la intervención en condiciones inseguras

Comentá la nota