Ley de medios: la oposición insiste en que el oficialismo traba el debate

Aseguran que son insuficientes los plazos planteados por el oficialismo.
El destino del controvertido proyecto oficial de ley de Radiodifusión se juega esta semana en el ámbito de la convocatoria a audiencias públicas. En ese contexto, la oposición denuncia que el oficialismo traba el debate acotando las convocatorias e intenta, por eso, abrir la discusión a siete puntos del país.

El oficialismo apuró los tiempos y, tras la aprobación de un plenario de comisiones en el Congreso el jueves, convocó a partir del martes a una serie de audiencias públicas en el auditorio de la Cámara de Diputados. No se establecieron plazos, pero se estima que no se extenderán más allá del jueves.

La estrategia del oficialismo no esconde su interés en que el proyecto sea sancionado por el Congreso antes de diciembre, cuando se producirá el recambio legislativo, de manera de que cuente con mayoría en ambas Cámaras. De allí que llamó a un nuevo plenario el mismo viernes, un día inusual para el Congreso, con el objetivo de emitir dictamen ese mismo día. Esa intención recogió severas críticas de todos los sectores involucrados en la materia. "No habrá tiempo real para que se pueda analizar e incorporar los aportes de las audiencias", señaló ayer la diputada Silvana Giúdici en declaraciones radiales.

Entre los principales cuestionamientos, los especialistas enumeran: la urgencia con la que han sido convocadas las audiencias; la falta de tiempo para preparar una ponencia escrita; la complejidad de los temas; la imposibilidad para cumplir con los plazos si se trata de organizaciones del interior.

SDLqEs necesaria una convocatoria con 30 días de anticipación para que todos los actores puedan inscribirse. Así se dejan afuera a organizaciones civiles y a las del interior del país que quieran participar", aseguró Susana Andrada, titular del Centro de Educación al Consumidor. Según Ricardo Nacio, de Protección de Consumidores del Mercosur, se trata de una "implementación apresurada": "No da tiempo para las ponencias ni para evaluar el significado que cada uno pueda exponer".

A la par, seis bloques de diputados de la oposición buscan instrumentar esta misma semana un segundo cronograma de audiencias públicas en diferentes regiones del país con el objetivo de darle una mayor profundidad y alcance federal al debate del proyecto.

La resolución de ampliar el contexto de la discusión fue aprobada el jueves, durante la reunión de la Comisión de Libertad de Expresión de Diputados, presidida por la radical Giúdici. En esa comisión plantean que "con las audiencias sólo en Capital, el oficialismo busca acotar el debate".

Los bloques enviaron el viernes una nota al titular de la Cámara Baja, Eduardo Fellner, pidiendo autorización para organizar las audiencias fuera del Congreso.

La iniciativa es impulsada por la UCR, el PRO, la Coalición Cívica, el PJ disidente, los legisladores que responden a Julio Cobos y el monobloque de Norma Morandini. La convocatoria, se descuenta, no contará con la aprobación del presidente de la Cámara, por lo que la oposición no descarta llevarlas a cabo sin autorización.

Un cronograma inicial propuesto por la oposición incluye siete lugares para el debate: Salta, Mendoza, Corrientes, Chubut, Córdoba, La Pampa y la Capital Federal. La iniciativa recibió ayer un respaldo especial de la Cámara de Diputados de Mendoza, cuyo titular, el peronista Jorge Tanús, ofreció las instalaciones de la Legislatura provincial para realizar los debates.

La pulseada se había abierto el jueves, cuando oficialistas y opositores se cruzaron sobre el formato y el alcance de las audiencias.

El kirchnerismo impuso su mayoría. La oposición cuestionó ese resultado por lo que considera irregularidades en la votación del plenario. La Comisión de Libertad de Expresión había resuelto una convocatoria de alcance federal.

Comentá la nota