Medios: la oposición complicó al Gobierno

Llevó a Mariotto a admitir fallas de la ley
El interventor en el Comfer, Gabriel Mariotto, salió golpeado de su paso por el Senado ante la andanada de preguntas que, durante más de siete horas, recibió de los legisladores de la oposición sobre el proyecto de ley de radiodifusión impulsado por el Gobierno y aprobado por la Cámara de Diputados la semana pasada.

Sin adherentes kirchneristas que festejaran sus intervenciones, como sucedió cuando concurrió a la Cámara baja, Mariotto debió admitir que la iniciativa, tal como fue aprobada por los diputados, no impide que empresas contratistas del Estado y explotadoras de concesiones de juego, dos sectores de fuerte vinculación con Néstor Kirchner, puedan participar del negocio de la radio y la televisión.

También reconoció que la autoridad de aplicación de la ley podría haber sido "más democrática" y con mayor control parlamentario de lo que quedó en el proyecto.

La presión de los senadores opositores logró, además, que Mariotto admitiera que el decreto 527 de 2005, que prorrogó 10 años las licencias de TV por aire, fue firmado por Néstor Kirchner "a pedido de las empresas", y que el servicio satelital de las transmisiones de fútbol para Canal 7 fue entregado por adjudicación directa a la empresa La Corte, la misma que contrató el Gobierno a la llegada de los Kirchner para filmar las actividades presidenciales.

Otro punto en el que Mariotto no fue todo lo claro que esperaba la oposición fue sobre la supuesta violación de derechos adquiridos y de propiedad en que incurriría el artículo 161 del proyecto, que obliga a las empresas a desprenderse de sus activos en el plazo de un año para cumplir con la futura ley.

"Consideramos que los derechos adquiridos no son tales y que la libertad de expresión no puede convivir con monopolios y oligopolios, ese plazo nos parece el adecuado", respondió ante una consulta de la peronista disidente Liliana Negre de Alonso (San Luis), que reclamaba una opinión jurídica.

Ayer fue la primera jornada de debate del proyecto del Poder Ejecutivo en las comisiones del Senado de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión, de Presupuesto y Hacienda, de Industria y Comercio y de Asuntos Constitucionales, a la que también asistió el director del Sistema Nacional de Medios Públicos, Tristán Bauer.

Tras soportar una andanada de preguntas de los radicales Juan Carlos Marino (la Pampa), Gerardo Morales (Jujuy) y Ernesto Sanz (Mendoza), el interventor del Comfer resbaló por primera vez en las casi siete horas que estuvo defendiendo el proyecto en el Senado.

Fue cuando el pampeano afirmó que el proyecto impedía a las empresas de servicios públicos participar en el negocio de la radiodifusión, pero que no lo hacía con las contratistas del Estado. Mariotto se defendió asegurando que el artículo 25 de la iniciativa establecía que los poseedores de licencia tenían que tener como objeto único la radiodifusión.

De inmediato contraatacó Morales. "¿Pero pueden participar como socios en una unidad de negocios los contratistas del Estado?" Fue allí cuando admitió: "No, esa prohibición que usted marcó no está".

No conforme con esto, Morales agregó otra pregunta: "¿Puede Cristóbal López (empresario del juego y amigo de Kirchner) formar parte del negocio?"

"Esta ley no tiene casos particulares, no tiene nombres propios", fue la defensa que alcanzó a esgrimir el funcionario.

Otro momento complicado para Mariotto fue cuando debió afrontar las preguntas acerca del decreto de Kirchner que prorrogó las licencias de los canales de TV por aire y confesó que había sido firmado "a pedido de las empresas". "No se quiso aprovechar de ese momento en el que tenían la caducidad de las licencias como una espada de Damocles y tenían dificultades para pagar sus deudas", se justificó.

El socialista Rubén Giustiniani (Santa Fe) se encargó de destacar el error del funcionario. "Es toda una revelación que se confiese que el decreto se había firmado por pedido de las empresas", afirmó.

Por último, Mariotto tampoco pudo responder con solvencia a la objeción planteada por la peronista disidente Sonia Escudero (Salta) al inciso A del artículo 108 del proyecto, que habilita al Poder Ejecutivo a revocarle la licencia si una empresa emite contenidos que atenten contra el orden democrático.

"No hicimos más que respetar los que dice la Constitución Nacional", respondió el funcionario. Escudero replicó: "La Presidenta decía que la actitud de las entidades rurales era destituyente, por lo que ese artículo pudo haberse aplicado para cerrar medios durante el conflicto con el campo". "Esa es su opinión", fue lo único que esgrimió Mariotto.

Pasos a seguir

1) Audiencias públicas . Con la presencia del interventor en el Comfer, Gabriel Mariotto, y del presidente del Sistema de Medios Públicos, Tristán Bauer, se inauguró ayer en el Senado el ciclo de audiencias públicas con ONG, ciudadanos y empresarios, que continuará hoy y parte de la próxima semana.

2) Fecha de dictamen . El martes, el oficialismo definirá la fecha límite para que las cuatro comisiones que analizan el proyecto de medios emitan un dictamen para ser llevado al recinto del Senado. Los votos en comisión están muy parejos.

3) Debate en el recinto . El Gobierno quiere que el 7 de octubre se discuta en el recinto el proyecto para convertirlo en ley en lo inmediato.

4) Regreso a Diputados . Sólo en el caso de que el Senado realice cambios al proyecto que aprobó Diputados, la iniciativa volverá para su revisión a la Cámara baja.

Comentá la nota