Medios: el oficialismo suma voto por voto

Medios: el oficialismo suma voto por voto
Negocia cambios en busca de aliados
El oficialismo no dará tregua. En las últimas horas, la cúpula del bloque kirchnerista de la Cámara de Diputados comenzó a trabajar en las modificaciones que introducirá en el proyecto de ley de radiodifusión que elaboró el Gobierno con el propósito de asegurar los votos propios y de legisladores aliados que le permitan acelerar la media sanción a la iniciativa antes de fin de mes.

El oficialismo y sus tradicionales aliados suman, hoy por hoy, un número demasiado ajustado ?por no decir insuficiente? para aprobar la iniciativa a libro cerrado.

Consciente de ello, a partir de la semana próxima el kirchnerismo abrirá el juego a las modificaciones que le acerquen aquellos bloques aliados con ánimo de negociar. Según supo LA NACION, en la jefatura del bloque que comanda el santafecino Agustín Rossi predomina la idea de que, con introducir cambios referidos a la autoridad de aplicación de la futura ley (ampliando su integración para hacerla más federal) y alguna regulación mínima al ingreso de las empresas telefónicas al mercado audiovisual, que se sume a las restricciones ya previstas, la aprobación del proyecto está garantizada.

Si asegura la mayoría, el oficialismo no perderá tiempo: el viernes próximo emitiría el dictamen de las comisiones respectivas para darle media sanción, antes de fin de mes. El derrotero del proyecto continuará en el Senado, donde los votos se anticipan aún más ajustados.

De todas maneras, el éxito de esta estrategia oficialista en Diputados dependerá, en buena medida, del margen que el Gobierno conceda al bloque oficialista para introducir cambios. Si impera la intransigencia por parte del Poder Ejecutivo, el panorama podría complicarse demasiado para Rossi; por ello, los legisladores kirchneristas esperan trabajar codo a codo en los próximos días con el interventor del Comfer, Gabriel Mariotto.

Hay tres pilares básicos de la iniciativa que, para el Poder Ejecutivo, son inamovibles y que el oficialismo parlamentario no alterará: primero, que la autoridad de aplicación de la norma, de importancia crucial, pues será la encargada de adjudicar y prorrogar las licencias, pertenezca a la órbita gubernamental. Segundo: el ingreso de las empresas telefónicas al mercado y, tercero, la descentralización del mercado de medios, con la reducción de la cantidad de licencias que podrá tener un mismo dueño.

Otro punto polémico, que tampoco será revisado, según adelantaron a LA NACION fuentes legislativas, será el artículo que impone un año de plazo para que los actuales titulares de licencias se adapten a las obligaciones de la nueva ley. La oposición advierte que, de prosperar este punto, se vulnerarán derechos adquiridos de las empresas audiovisuales cuyas licencias ya fueron prorrogadas por el gobierno de Néstor Kirchner y, por lo tanto, el Estado será víctima de juicios millonarios.

Cuestión decisiva

Uno de los puntos clave de la iniciativa es la autoridad de aplicación de la ley. La gran mayoría de los bloques legislativos cuestionan este punto: la UCR, Pro, Coalición Cívica, Proyecto Sur, Pro, socialismo y Diálogo por Buenos Aires (Miguel Bonasso) reclaman que sea un organismo autónomo del Gobierno. Sin embargo, este pedido no será atendido por el oficialismo; sí, en cambio, se analiza la posibilidad de ampliar la integración de dicha autoridad con más actores de la sociedad civil y para garantizar su carácter federal, anticipó a LA NACION la diputada oficialista Patricia Vaca Narvaja. Con estos retoques esperan sumar a Encuentro Popular y Social, Solidaridad e Igualdad (SI) como también a los cinco diputados oficialistas por Chubut.

El oficialismo también evalúa mecanismos para asegurar que las empresas extranjeras que deseen invertir en medios de comunicación no superen el 30 por ciento del capital accionario. Para ello, analiza denunciar los tratados internacionales firmados por la Argentina que vulnerarían ese límite. Ese es un pedido expreso de SI y de los diputados por Chubut.

También se modificará el artículo que establece que cada dos años la autoridad de aplicación (es decir, el Gobierno) revisará las licencias.

Respecto del ingreso de las empresas telefónicas, el oficialismo evalúa alternativas para una mejor regulación -se analiza el refuerzo de las atribuciones del Tribunal de Defensa de la Competencia-, pero nada está definido.

Lo que sí es un hecho es que esas empresas tendrán asegurada su participación en el mercado, de aprobarse la norma, pese a las críticas opositoras.

Puntos críticos

AUTORIDAD DE APLICACION

Desbalance oficial

El artículo 10 crea una autoridad de aplicación dependiente de la Secretaría de Medios de Comunicación del Ejecutivo. Está integrada por 5 miembros designados por el Gobierno, dos de ellos a propuesta de una comisión bicameral que representarán a la primera y a la segunda minoría.

INGRESO DE TELEFONICAS

Oligopolio mediático

El artículo 25 autoriza el ingreso de empresas telefónicas en el mercado audiovisual. La oposición advierte sobre la formación de un oligopolio mediático.

REDUCCION DE PORCENTAJES

Sólo 10 licencias por dueño

El artículo 38 implicará una drástica reducción en licencias que podrá tener un dueño; pasará de las actuales 24 a 10 en una misma área geográfica. Prohíbe que un solo prestador controle más del 35% del servicio de televisión para abonados.

REVISION CADA DOS AÑOS

Control del Gobierno

El artículo 40 permite a la autoridad de aplicación revisar cada dos años las licencias. Para la oposición alerta es un condicionamiento excesivo del Gobierno.

Comentá la nota