Medios: el oficialismo demora el ingreso de telefónicas y espera así sancionar la ley

En el Congreso, con la presentación del Presupuesto 2010 y el Comunicación Audiovisual. El bloque oficialista en la Cámara baja legislativas y se prepara para debatir la ley de medios el miércoles dar cuenta de los deseos K y se vislumbra un escenario complicado
El oficialismo en la Cámara de Diputados dará hoy las puntadas finales a las modificaciones al proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que presentará ante el plenario de comisiones y cuyo punto saliente será una "cláusula ventana" que demorará el ingreso de las empresas telefónicas al mercado audiovisual hasta tres años después de que la norma sea reglamentada. El cambio fue pedido por las fuerzas de centroizquierda y, a partir de esa y otras alteraciones que sufrió la iniciativa desde que ingresó al Congreso, el Gobierno cree que conseguirá los votos necesarios en el recinto para sancionar esta semana el texto y girarlo al Senado.

"Habrá modificaciones que nos plantearon varios bloques, seguramente en la autoridad de aplicación y en cláusulas más restrictivas al ingreso de las telefónicas", confirmó ayer en declaraciones radiales el jefe del bloque K en la Cámara baja, Agustín Rossi. Se refirió a dos puntos que voceros de la bancada precisaron luego en diálogo con El Cronista: la mencionada demora para que las compañías telefónicas no ofrezcan transmisiones televisivas hasta 2012 y la inclusión de un sexto integrante en la autoridad de aplicación –en representación del sector académico–, que se sumaría a los tres designados por el Poder Ejecutivo y a los dos que propondrían las segunda y tercera minorías parlamentarias, contemplados originalmente en la redacción del texto.

Además, Rossi habló de incluir "restricciones que tienen que ver con la cantidad de abonados para la competencia, para así habilitar el ingreso de las telefónicas", en sintonía con el pedido de Ariel Basteiro, Vilma Ibarra, Cecilia Merchán, Victoria Donda y Jorge Rivas (Encuentro Popular y Social) para que esas compañías no puedan concentrar abonados en las localidades donde ofrecen servicios en forma exclusiva.

Y, también, la bancada oficialista prevé "ajustar la redacción" del artículo 40 que estipula la revisión bianual de licencias para que quede explicitado que esa fiscalización se hará sobre el espectro radioeléctrico y no sobre la utilización que hacen de las licencias los poseedores de ellas.

A partir de estas y otras modificaciones, el kirchnerismo estima que superará los 145 apoyos en el recinto, por lo que se plantea llevar el texto al debate entre el miércoles y el jueves. Incluye en ese cálculo a sus aliados habituales (neuquinos; santiagueños; bloques unipersonales como el de Eduardo Lorenzo Borocotó, y los pocos radicales K que subsisten). Pero además, también esperan contar con las voluntades de los 5 diputados chubutenses que responden al gobernador Mario Das Neves y que hasta anoche no habían hecho explícito su apoyo a la iniciativa. "Tenemos un piso de 136 votos. La cantidad por la que aprobamos la prórroga de las facultades delegadas. De ahí, para arriba", detallaron anoche en el bloque. A ese número ayudaron a llegar los chubutenses y la bonaerense Graciela Camaño, que ya adelantó su negativa a apoyar esta iniciativa.

El oficialismo también espera contar con la mayoría de los legisladores de centroizquierda. Un sector de ese espacio, sin embargo, anunció su oposición al proyecto, marcha incluida. Es el que representa el diputado de Proyecto Sur e integrante de la CTA, Claudio Lozano, quien encabezará una protesta mañana ante el Congreso para "expresar el rechazo a la participación de las empresas telefónicas" en el negocio.

Rossi necesita que 129 diputados se sienten en sus bancas para iniciar el debate, pero luego podrá dar sanción a la iniciativa con mayoría simple. Es decir, la mitad más uno de los presentes. Si, como todo parece indicar, logra esa victoria, le pasará la pelota a su par en el Senado, Miguel Pichetto. El rionegrino –que desde que comenzó el año perdió cinco legisladores– no tendría un panorama tan alentador, con varios senadores propios en duda y aliados enojados que lo hacen pensar que, una vez más, va a tener que batallar para transformar en ley los deseos kirchneristas.

Comentá la nota