Ley de medios: el oficialismo apuró la clausura del debate en comisión

Los senadores K cerraron la discusión cuando aún faltaban muchos expositores.
En un clima de tensión y fuertes cruces, el oficialismo forzó anoche el cierre del debate en el plenario de comisiones, con la intención de imponer hoy un dictamen de mayoría y apurar la votación de la polémica ley de medios para el próximo viernes.

La sexta jornada de debate en las comisiones transcurría con la normalidad habitual, hasta que Miguel Pichetto, titular del bloque K, adelantó el oficialismo firmaría el dictamen esta tarde, pese a que aún no se había agotado la lista de expositores. Le replicó el jefe del bloque de la UCR, Ernesto Sanz, quien denunció a viva voz que se estaba dando un corte intempestivo al debate en comisión.

"No han sido en vano estos debates, pero tenemos un 50 por ciento de invitados que no han comparecido", se quejó. Enseguida, todo el arco se retiró del plenario para denunciar la maniobra del kirchnerismo y el senador Gerardo Morales, jefe nacional del radicalismo, denunció que "el Gobierno presionó a varios senadores para que firmen el dictamen y uno de ellos es Jenefes, que ya había dicho que quería modificar la ley".

Sobre el final del plenario, el jujeño Guillermo Jenefes, comprovinciano de Morales y pieza clave para que el oficialismo obtenga despacho, había roto el misterio y reveló su juego: anunció que firmará el dictamen de mayoría, aunque aclaró que lo hará en "disidencia parcial". Se sabe, como reveló Clarín, que objeta 22 artículos del texto que ya tiene media sanción de la Cámara de Diputados. Y, en caso de obtener respaldo a esas disidencias en el momento de la votación en particular --sumando a todo el arco opositor y a críticos de su bloque- el proyecto debería volver a la Cámara baja para su sanción definitiva.

"Este senador de ningún modo va a ser rehén de un partido ni va a mantener a su propio bloque de rehén", dijo, y provocó la reacción airada de la oposición. Al adelantar su postura de apoyo al dictamen de mayoría, con disidencias, alegó que "esta ley no es tan mala como para que la rechacemos en su totalidad, ni tan buena como para que no la revisemos".

Desde el ala opositora, le replicó Sanz. Levantando la voz, le dijo: "Usted debe hacerse cargo que va a dar la firma necesaria para que este proyecto tenga dictamen. Para nosotros el debate terminó esta tarde (por ayer)". Hasta ese momento, quedaba una larga lista de expositores a la espera de turno para hablar. Pero el oficialismo solo había anunciado que le daría la palabra, hoy por la mañana, a los titulares del Comfer, Gabriel Mariotto, y de la Comisión de Comunicaciones (CNC), Ceferino Namuncurá, además de un representante del grupo Clarín, que declinó asistir ante el abrupto cierre del debate y el anuncio anticipado de la firma del dictamen.

Pichetto salió al cruce de las quejas opositoras. "Ustedes no son quienes para interpelarnos si tenemos o no que tomar una decisión. Cerremos esta debate y pasemos a la firma del dictamen", se sinceró. Jenefes ya venía dando tibias señales de su postura. Ahora resta saber si en la votación del viernes 9 se aprobarán los cambios propuestos a los artículos polémicos, como la autoridad de aplicación y el plazo de desinversión de un año.

Comentá la nota