Ley de medios K: Jenefes pidió que haya cambios para "dar seguridad jurídica"

El titular de la comisión de Comunicación reclamó que el Senado actúe como Cámara revisora. Antes, la sesión arrancó con una férrea defensa del ultrakirchnerista Nicolás Fernández de los artículos más cuestionados. Hay un clima tenso en el recinto por las denuncias de cambios intempestivos de voto y acusaciones de la oposición.
En un clima tenso por las sospechas que generaron en las últimas horas los cambios de voto intempestivos y las acusaciones de la oposición, el Senado ya debate la ley de medios K. En primer lugar, hubo una férrea defensa del ultrakirchnerista Nicolás Fernández de los artículos más cuestionados. Y luego, el titular de la comisión de Comunicación, Guillermo Jenefes, pidió que el Senado efectivamente actúe como Cámara revisora y haya cambios. Y reclamó que se garantice la "seguridad jurídica".

Fernández anticipó la postura oficialista, apuntando al debate en particular. Afirmó que la ley "no regula contenidos". Y sostuvo que es "un disparate decir que esta ley da un año para desinvertir" a los licenciatarios de medios audiovisuales, aunque efectivamente ese es el plazo que marca la norma. El senador K argumentó que la autoridad de aplicación da garantías de transparencia también en ese aspecto. Es otro de los puntos más cuestionados.

Luego, Jenefes, envuelto en polémica por el paso del proyecto en el plenario de comisiones, ya que firmó el dictamen de mayoría en disidencia sin realizar cambios, aseguró que hará "observaciones" a la ley y pidió que el Senado actúe como Cámara revisora. También realizó duras críticas a los medios de comunicación y a la oposición en Diputados, por "levantarse de las bancas y no dar el debate".

Jenefes expresó que "bajo ningún concepto los malos son los radiodifusores privados de la Argentina". Y puso el foco en que el proyecto "puede ser mejorado para dar seguridad jurídica".

"Debemos respetar los derechos adquiridos a la luz de los derechos que otorgaba la legislación vigente", planteó. También pidió mejoras en la autoridad de aplicación y en el régimen de sanciones y de caducidad de licencias. Y sostuvo que es "excesivo" el rol de la ley en materia de contenidos.

En el kirchnerismo hay confianza. El jefe del bloque del Frente para la Victoria, Miguel Pichetto, se animó a dar números optimistas: estimó que el oficialismo alcanzará a completar la sanción con "entre 40 y 42 votos" para la aprobación en general y "entre 38 y 39" para la sanción en particular .

La sesión estaba convocada originalmente para las 10, pero la chicharra sonó cerca de media hora hasta que el kirchnerismo logró que 37 senadores se sentaran en sus bancas. Tendrá una modalidad algo más rápida que lo habitual, pero igual se prevé que sea maratónica.

El ambiente ya tenso desde del debate en Diputados se enrareció en las últimas horas tras conocerse el abrupto cambio del voto de dos opositores que habían anunciado su rechazo a la ley y ahora votarán a favor. El más escandaloso es el caso de la cobista correntina María Dora Sánchez, cuyo viraje quedó envuelto en sospechas de estar ligado a la muerte de un empresario vinculado al gobernador provincial Arturo Colombi. El otro es el del bussista tucumano Carlos Salazar, que de todos modos anticipó que hará objeciones a algunos artículos, como reveló ayer Clarín.

La senadora correntina admitió que cambió su voto por favores: "Es para favorecer a mi provincia, en un contexto que no puede ser recortado", confesó.

Además anoche trascendió que apoyarán en general y en particular el proyecto oficial los fueguinos José Martínez y María Rosa Díaz, quienes responden a la gobernadora del ARI, Fabiana Ríos, y negocian con el oficialismo la sanción -sería en la próxima sesión- de la ley de electrónicos que beneficia a la industria de Tierra del Fuego. Con todo, el resultado de la votación en particular es incierto y se definirá recién sobre la hora.

La oposición salió a vapulear duro al Gobierno por negociar el canje de votos de senadores opositores. Aunque también sospechan que hicieron lo mismo con kirchneristas que dudaban en apoyar la ley. El jefe de la UCR, Gerardo Morales, acusó al gobernador correntino Arturo Colombi de buscar "impunidad", en alusión al cambio del voto de su senadora. Y advirtió, desparramando sospechas sobre supuestos arreglos económicos: "Cuidado con los senadores que se van el 10 de diciembre. Esto pinta para terminar muy mal".

Comentá la nota