Medios: el Gobierno está a un paso de conseguir la ley

Cuenta con 37 senadores dispuestos a votarla sin modificaciones
Lo dijo el jefe del bloque oficialista, Miguel Pichetto (Río Negro), y todo parece indicar que tiene razón. El kirchnerismo tendría asegurados los votos necesarios para convertir en ley el proyecto de radiodifusión el viernes próximo, cuando el Senado tiene previsto discutir la iniciativa en sesión especial.

Según un sondeo realizado por LA NACION, la Casa Rosada contaría con un piso de 37 votos seguros, aunque podrían ser más, que le permitirán alcanzar el quórum reglamentario para habilitar el tratamiento en el recinto de la iniciativa, que serán fundamentales para aprobar los artículos más controvertidos.

En este escenario, el menos optimista para el kirchnerismo, serían clave los votos que aportaran los senadores por Tierra del Fuego María Rosa Díaz y José Martínez, ex representantes de ARI que, tras romper con el partido creado por Elisa Carrió, se han alineado con la Casa Rosada de manera proporcional a las ayudas financieras que el Gobierno ha destinado a la gobernadora de esa provincia, Fabiana Ríos (ARI).

Esas 37 voluntades alineadas con los deseos del Poder Ejecutivo constituyen un número más que suficiente para pasar con holgura el debate en particular de la iniciativa, sobre todo si se toma en cuenta que para el día de la sesión se espera un máximo de 70 senadores presentes (dos no asistirán por enfermedad).

Hasta el momento, la única inquietud en la conducción del bloque oficialista está centrada en el resultado de la votación del artículo 161, que obliga a las empresas de radio y de televisión abierta y por cable a desprenderse de sus activos dentro de un año, para adecuarse al límite de licencias que impone el proyecto.

El "corazón"

Conocida como cláusula de desinversión, esa disposición ha sido objetada por las cámaras empresariales, constitucionalistas, la oposición e incluso por legisladores oficialistas por considerar que viola los derechos adquiridos de los poseedores de licencias otorgadas a la luz de la ley de radiodifusión vigente (22.285).

Este artículo fue considerado el "corazón" de la ley, por el matrimonio Kirchner, que tomó la eliminación de cualquier tipo de resistencia interna a esa cláusula como una cruzada para la Casa Rosada.

Esa tarea se tradujo en recurrentes viajes de senadores oficialistas durante la semana pasada a Olivos para escuchar ofertas de nombramientos de dirigentes afines y de futuros cargos para quienes finalicen su mandato el 10 de diciembre, a cambio de apoyar la iniciativa sin cambios.

Esa estrategia parece haber dado sus frutos. A menos de una semana de una de las sesiones más importantes del año para el Poder Ejecutivo, sólo quedan dos voces disidentes al artículo 161: el jujeño Guillermo Jenefes y la chubutense Silvia Giusti. Sostienen que el proyecto, como fue aprobado por la Cámara baja el 17 de septiembre, no garantiza derechos adquiridos y pone en riesgo la seguridad jurídica de las empresas periodísticas y de las futuras inversiones en medios de comunicación en el país.

Una posible tercera voz disonante sería la del catamarqueño Ramón Saadi. Pero sus dardos no apuntarían a la cláusula de desinversión, sino a la autoridad de aplicación.

Sin embargo, Jenefes demostró que no será un obstáculo para la Casa Rosada. Se lo dijo a LA NACION en su edición de anteayer, cuando prefirió no responder cuál sería su decisión ante la eventualidad de que su voto pudiera derribar el artículo 161. Algo similar ocurriría con Giusti.

Esta situación es bien conocida por la oposición que, a diferencia de lo que ocurrió en Diputados, confirmó que dará el debate en el recinto del hasta la votación del último artículo del proyecto. Su máxima aspiración en estos momentos parece centrarse en presentar un dictamen en minoría que pretenden usar como base de una eventual futura ley que reemplace a la norma kirchnerista después del 10 de diciembre, cuando el oficialismo pierda la mayoría en ambas cámaras.

Semana decisiva

* Quórum reglamentario. El kirchnerismo tendría asegurado 37 votos para poder habilitar el tratamiento del proyecto oficial en la sesión del próximo viernes.

* Sin modificaciones. La instrucción de la Casa Rosada es que el Senado vote la iniciativa del mismo modo que lo hizo la Cámara baja, sin introducir los cambios que reclama la oposición.

* Artículos intocables. El matrimonio Kirchner instruyó a sus legisladores para que no se modifiquen ni la autoridad de aplicación ni el plazo de un año para desprenderse de licencias.

* Pocas voces disidentes. Luego que el senador Jenefes dijera que no será un obstáculo para los Kirchner; sólo se duda de la postura de Silvia Giusti y de Ramón Saadi.

Comentá la nota