Medios: buscan postergar el debate

Medios: buscan postergar el debate
La oposición trabaja en una estrategia para frenar el tratamiento del proyecto oficialista hasta después del recambio de diciembre
La Cámara de Diputados se convirtió en un hervidero ante el inminente inicio del debate de la ley de radiodifusión. Mientras el oficialismo cierra filas para acelerar, antes de fin de mes, la media sanción de la iniciativa, los principales bloques de la oposición anticiparon ayer su rechazo al apuro oficialista y, en una estrategia común, procurarán dilatar el debate: no darán quórum en el recinto y hasta podrían decidir no convocar a la Comisión de Libertad de Expresión -que preside la UCR- para trabar el dictamen.

Asimismo, estas bancadas -encabezadas por el radicalismo, Pro, la Coalición Cívica y el PJ disidente- comenzaron a trabajar en las últimas horas en una propuesta alternativa para contrastarla con la del Gobierno, a la que califican de "inconstitucional" y "violatoria de la libertad de prensa".

Los contactos entre los distintos referentes opositores se aceleraron ayer no bien el oficialismo confirmó su afán de llevar la iniciativa al recinto antes de fin de mes. En efecto, la jefatura del bloque kirchnerista recibió ayer a Gabriel Mariotto, presidente del Comité Federal de Radiodifusión (Comfer), y con él se acordó iniciar mañana el debate en las comisiones y agotarlo la semana próxima, con la convocatoria a sólo tres audiencias públicas.

La oposición reaccionó indignada: rechazó este "debate exprés" (así califica la estrategia oficialista) e insistió en que un proyecto de semejante envergadura -contiene más de 150 artículos- debería aprobarse después del 10 de diciembre, cuando asuman los legisladores surgidos de las elecciones de junio.

Pero la oposición no se quedaría sólo en la retórica y apelaría a un artilugio legislativo para demorar el debate: evalúa no convocar a la Comisión de Libertad de Expresión, que preside la radical Silvana Giúdici, para inhabilitar el dictamen. El oficialismo designó a esta comisión, junto con las de Comunicaciones y de Presupuesto, para el debate del proyecto oficial y, después, emitir un dictamen conjunto. Si una de ellas no es convocada por su presidente, el dictamen podría quedar invalidado, analizan en los despachos opositores.

"El reglamento de la Cámara baja es muy difuso al respecto. Mañana [por hoy] tomaremos una decisión", anticipó una fuente opositora.

El oficialismo advirtió esta maniobra con cierta preocupación, pero está convencido de que, más temprano que tarde, obtendrá el dictamen y la mayoría suficiente de votos para aprobarla en el recinto en los plazos que estima. Para eso está dispuesto a incorporar algunos cambios en el texto con el propósito de seducir a los bloques de centroizquierda (encabezados por Solidaridad e Igualdad y Proyecto Sur) y al socialismo, que ayer marcó distancia de los bloques opositores más duros.

"La necesidad de modificar la ley de radiodifusión es indudable porque viene de la época de la dictadura y perjudica enormemente a la provincia de Santa Fe", afirmó el gobernador Hermes Binner, sus palabras llenaron de aliento al oficialismo.

Por lo pronto, Mariotto visitará hoy una vez más al bloque oficialista para explicar los alcances de la ley y cerrar filas internas. Algunos legisladores expresaron sus dudas y, de hecho, ayer la diputada Graciela Camaño (Buenos Aires) anticipó al jefe del bloque oficialista, Agustín Rossi (Santa Fe), que votará en contra del proyecto. Hasta ahora es la única voz que adelantó su rechazo; en el entorno de Rossi confían en los votos de los chubutenses que responden al gobernador Mario Das Neves, que cuestionó la iniciativa.

Cambios

En la reunión de hoy, Mariotto podría adelantar algunas de las modificaciones que se aplicarían al texto, como la de rediseñar la autoridad de aplicación de la ley, que estará dominada por el oficialismo. Sectores de la oposición consideran esto arbitrario, así como el ingreso de las empresas telefónicas en el negocio audiovisual.

La oposición más crítica, en cambio, pretende modificaciones más profundas al proyecto. En una reunión celebrada anteayer en el despacho de Giúdici, diputados del radicalismo, de la Coalición Cívica y de Pro acordaron algunos ejes centrales para una propuesta común: propondrán la creación de un organismo independiente del Gobierno para el control de los medios; la regulación de la publicidad oficial y del acceso a la información pública, y cuestionarán el ingreso de las empresas telefónicas en el negocio audiovisual.

Canje de deudas por publicidad

* El Gobierno publicó ayer en el Boletín Oficial el decreto que faculta a la Secretaría de Medios de Comunicación a negociar con los propietarios de empresas periodísticas el canje de sus deudas fiscales y previsionales vencidas por espacios de publicidad para organismos del Estado. El plan, que había sido impulsado por el ex jefe de Gabinete Sergio Massa, permitirá también cancelar las multas aplicadas por el Comité Federal de Radiodifusión (Comfer) por transgresiones a las disposiciones legales en materia de radiodifusión. Hasta el momento, sólo un puñado de empresas ha aceptado la propuesta oficial.

Comentá la nota