Medios: asoma ley K bajo rumores de freno a la fusión de cables

Por: Pablo Ibáñez

El show de Cristina de Kirchner para presentar el proyecto K para reemplazar la Ley de Radiofusión estará atravesado por un rumor intenso que menciona, como un episodio inminente, un dictamen contra la fusión de las operadoras de TV por cable Multicanal y CableVisión.

Con la Presidente recluida en la residencia de Olivos, en reposo por indicación médica producto de una infección en la faringe, desde Casa Rosada y de la extrema cercanía de Néstor Kirchner, resurgió ayer la amenaza de que en unos pocos días vería la luz esa medida.

La versión, de matriz política, sugiere que luego de quitarle a Clarín la televisación del fútbol de la A y enviar al Congreso una ley que prometen «antimonopólica», el próximo paso sería abortar la fusión de los cables que opera el holding Noble-Magnetto.

Un dirigente, de acceso a Olivos, arriesgó que la resolución podría conocerse, incluso, la semana próxima. Desde la Casa Rosada, en tanto, se evitaron las precisiones, pero se admitió que hay indicaciones para resolver ese intríngulis. Nada, por ahora, oficial.

El propio Kirchner, ayer en Tres de Febrero, dejó caer un indicio. «Yo tendría que haber ido contra Clarín cuando era presidente y no dejarle el problema a Cristina. Pero ella está con mucha fuerza y lo va a hacer» (ver nota aparte).

Luego de un dictamen de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia en 2007, que amplió un decreto firmado por Néstor Kirchner antes de dejar la presidencia, la fusión recibió ayer un aval, por omisión, de la Corte Suprema de Justicia.

Sin embargo, como detalló este diario, falta el último ok que depende del COMFER. De allí debería salir, en los próximos días, la negativa a la fusión que de acuerdo con el criterio del Gobierno obligaría al grupo a desprenderse de uno de los dos cables: Multicanal o CableVisión.

Urgencias

Anoche, sin embargo, la urgencia era otra: pulir los detalles finales del proyecto de ley de servicios de comunicación audiovisual que se presentará oficialmente hoy a las 11 en el Salón de las Mujeres, acto al que fueron invitados gobernadores e intendentes.

Afuera, la tropa. Será mayoría K más algunos sectores -como Libres del Sur, Proyecto Sur o la línea De Gennaro de la CTA- que están enfrentados con los Kirchner, pero comparten la propuesta de la ley a la que coinciden en definir «democratización de la comunicación».

Anoche, se hablaba de entre 5 y 10 mil personas. El dato será que luego del acto y de las palabras de la Presidente y el interventor del COMFER, Gabriel Mariotto, la columna se movilizará al Congreso para la «custodia» simbólica del proyecto.

Todo se explica. Aunque el dibujo final surgió del equipo de colaboradores de Mariotto, más el batallón de abogados que capitanea Carlos Zannini, la propuesta fue sometida a discusiones y foros que arrimaron ideas y criterios.

En tiempos de Fernando de la Rúa, una iniciativa similar repitió idéntico circuito pero, al final, el texto fue «licuado». En teoría, la custodia hasta el Parlamento es para evitar que se repita aquel episodio cuando entre Plaza de Mayo y el Congreso se «perdieron 30 artículos», según el relato de los memoriosos.

El proyecto, que presentará hoy Cristina de Kirchner, parcela -dividida por tercios- el mapa de la comunicación audiovisual entre privados, públicos y sin fines de lucro, y, en el punto más tórrido -que impactaría sobre Clarín y otros holdings- limita la cantidad de frecuencias que puede explorar un mismo grupo.

La secuencia fútbol-ley de medios-rechazo a fusión de cables es traducido por Kirchner como un movimiento para recuperar protagonismo y transmitir, hacia adentro del PJ, que seguirá en carrera. En esa línea aparece, además, el plan de reelección para 2011.

Hablan de un efecto «contagio» que sirva para ratificar la jefatura de Kirchner en el peronismo y, a partir de ahí, haga resucitar una candidatura presidencial del patagónico para dentro de dos años.

En paralelo, respecto del futuro trámite legislativo, el kirchnerismo especula con que la misma alianza que le permitió postergar las facultades delegadas le permitiría lograr, antes del recambio del 10 de diciembre, la aprobación de la nueva ley de medios.

Comentá la nota