Medios: advertencia oficial por la aplicación de la ley

El kirchnerismo dijo que no aceptará demoras y que integrará el nuevo Comfer "con o sin" la oposición
El Gobierno avanzará sin pausa en la aplicación de la nueva ley de medios y ayer dejó una clara advertencia: conformará el órgano de control, que se encargará de instrumentar la norma, aunque los bloques opositores decidan postergar la designación de sus representantes.

Ante la demora que analizaba aplicar un sector de la oposición hasta el recambio legislativo de diciembre, el oficialismo se puso en guardia con una advertencia. "Nosotros vamos a integrar la autoridad de aplicación sin ellos", dijo ayer el jefe del bloque kirchnerista en la Cámara de Diputados, Agustín Rossi.

La oposición había planteado la intención de demorar hasta el 10 de diciembre la designación de sus representantes en la autoridad de aplicación, que es el órgano que se encargará de aplicar la ley. Rossi calificó como una "extorsión" tal decisión y respondió con la intención del Gobierno de aplicar la norma lo antes posible. Fuentes de la Casa Rosada ratificaron esa estrategia: la orden presidencial es que el nuevo Comfer empiece a funcionar cuanto antes.

"No nos vamos a dejar extorsionar", anunció Rossi, en respuesta a su colega del radicalismo, Oscar Aguad, que había planteado la necesidad de esperar hasta que asuman los nuevos legisladores para integrar el organismo de control.

La ley aprobada este sábado establece que la autoridad de aplicación estará compuesta por siete miembros: dos directores serán nombrados por el Poder Ejecutivo; otros dos por el Consejo Federal, que designará un representante por las provincias y un académico, y otros tres que designará una comisión bicameral del Congreso, que elegirá a un director en representación de la primera minoría parlamentaria, uno por la segunda y otro por la tercera fuerza.

Es en ese punto en el que gran parte del radicalismo, el Pro, la Coalición Cívica y el peronismo disidente pretende extender los tiempos, para que quienes representen al Congreso surjan de la futura composición de ambas cámaras legislativas.

Pero, desde el aspecto técnico, el Gobierno correrá con ventaja. "Sin ningún problema la autoridad de aplicación puede funcionar sin la oposición", explicó a LA NACION el coordinar general del Comité Federal de Radiodifusión (Comfer), Luis Lázaro. Y fue más allá. Recordó que el artículo 156 habilita a que hasta que se elaboren y aprueben los reglamentos sobre los que trabajará el organismo de control que reemplazará al Comfer, la nueva autoridad aplicará la vieja ley de radiodifusión "en cuanto fuera compatible" con la norma sancionada el sábado. La ley avala que la autoridad de aplicación funcione por mayoría simple, tal como lo establece el último punto del artículo 14.

De esa manera, con los dos directores que nombrará la presidenta Cristina Kirchner, más los dos que definirá el Consejo Federal de Radiodifusión, el organismo podría comenzar a sesionar sin la representación parlamentaria. Además, el kirchnerismo se quedará con un representante por la primera minoría en el Congreso, proporción que retendrá tras el recambio legislativo.

El único requisito que establece la nueva norma es que deberá comenzar a trabajar recién el 10 de diciembre, porque la ley fijó como inicio que la autoridad de aplicación "se conformará dentro de los dos años anteriores a la finalización del mandato del Poder Ejecutivo", tal como lo establece el artículo 4. Aun así, el Gobierno puede avanzar en definir la conformación en lo inmediato.

Apuro

La advertencia del Gobierno a la oposición se dio en medio del apuro del oficialismo por poner en práctica la ley. Quiere que eso ocurra lo antes posible. Por eso había decidido dejarla promulgada, en un hecho inédito, el sábado pasado mismo, horas después de que consiguiera la sanción en el Senado.

"Que no se pronuncien; nosotros vamos a integrar la autoridad de aplicación sin ellos y vamos a trabajar sin ellos", amenazó Agustín Rossi ayer en declaraciones a radios porteñas.

El contrapunto había comenzado con una estrategia de la oposición de estirar los plazos para nombrar a sus representantes en la autoridad de aplicación, que hizo pública Aguad. Ayer se sumó la senadora por la Coalición Cívica María Eugenia Estenssoro. "Si el Gobierno tuviera una visión verdaderamente democrática, dejaría que fuera el Congreso con su nueva composición a partir del 10 de diciembre el encargado de nombrar a la autoridad de aplicación de la norma", sostuvo la legisladora cercana a Elisa Carrió.

En la Casa Rosada sostienen que avanzarán en conformar la comisión bicameral y el Consejo Federal de Comunicación Audiovisual.

"Eso será en lo inmediato", informó a LA NACION una fuente a cargo de los pormenores de la instrumentación de la ley.

En paralelo, en el Comfer trabajan en la reglamentación de la norma, que prevén tener lista en un tiempo máximo de dos meses.

Preocupación del Colegio de Abogados

* El Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires expresó ayer su "profunda preocupación" por la ley de medios sancionada por el Congreso. Según la entidad, la norma "suscita numerosos cuestionamientos constitucionales, fomenta un peligroso intervencionismo del Estado en una materia tan sensible a los valores democráticos y republicanos como la de la libertad de expresión, y se adopta a contramano de la voluntad expresada en las urnas el pasado 28 de junio". Denunció, además, que la ley "esconde la intención de controlar a los medios de comunicación para disciplinar a la sociedad".

Comentá la nota