En medio de tironeos por un acuerdo, el director del FMI recibe a Redrado

Strauss-Kahn y el presidente del BCRA se reunirán en Estambul; el alcance de futuras auditorías a la economía argentina es el eje de la discusión
En medio de los tironeos por el alcance y las características que tendrá un eventual acuerdo entre la Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI), clave para que el país regrese al mercado de capitales, el director gerente del organismo, Dominique Strauss-Kahn, recibirá hoy en Estambul, donde se realiza la asamblea anual del FMI, al presidente del Banco Central, Martín Redrado.

El encuentro ocurrirá horas después de que el Fondo ratificara que no aceptará condiciones para un acuerdo con la Argentina. Ayer, el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Nicolás Eyzaguirre, reiteró que, si finalmente se retoman las auditorías a la economía argentina, se harán según los términos del artículo IV del reglamento del FMI. Concretamente, afirmó que el organismo revisará la "sustentabilidad" de las políticas del Gobierno, aunque el Ministerio de Economía pida lo contrario.

En pugna. El encargado de marcar la cancha fue el ministro de Economía, Amado Boudou, que mañana se reunirá con Strauss-Kahn. Insistió en que no quiere que el FMI ingrese en la discusión de la política económica argentina y menos aún que se reúna con la oposición o con empresarios. "Hay que seguir avanzando, pero sin discutir de políticas", dijo ayer el ministro sobre las negociaciones con el Fondo.

Pero Eyzaguirre refutó esa limitación con toda diplomacia: "No es nuestra intención entrometernos, sino decirle al resto del mundo la sustentabilidad y la ganancia que generan las medidas adoptadas por un país. No se trata de discutir política, sino políticas", dijo, mediante un juego de palabras en inglés con los términos politics y policies.

El encuentro entre Redrado y Struss-Kahn ocurrirá además en medio del optimismo oficial por la posibilidad de volver a colocar deuda en el mercado voluntario. En la comitiva oficial avanzan las discusiones sobre cómo concretar el nuevo canje para los bonistas que siguen en default. Hasta ahora el proyecto de canje prevé una quita del 65%, no incluiría el bono atado al PBI y cancelaría con un título a siete años los intereses no pagados desde el canje de 2005.

Comentá la nota