En medio del temor por la Gripe A, los médicos de Jujuy van a la huelga

La asamblea de profesionales reunida en el Hospital Pablo Soria resolvió realizar hoy miércoles una jornada de difusión mediante volantes, afiches y pasacalles con recomendaciones a la población para la prevención de la Gripe A y las medidas que exigen y debería exigir la población a los gobernantes para el cuidado de la salud de todos frente a la probable epidemia de Gripe A. Se resolvió además esperar una convocatoria al diálogo por parte del Gobierno para resolver el conflicto y realizar un paro de 48 horas los días jueves 2 y viernes 3 de julio, sin asistencia a los lugares de trabajo.
Durante el cónclave se recibió de parte de los dirigentes de la APUAP, un informe sobre las gestiones realizadas para tratar de destrabar el conflicto que mantienen con el Gobierno. Entres ellas una reunión con el presidente del Bloque de Diputados Justicialistas, Rubén Rivarola, quién comprometió gestiones ante el gobernador de la Provincia sin resultados positivos y una comunicación con el ministro de Salud para expresarle la preocupación de los profesionales frente a la eventual situación epidemiológica por la Gripe A.

"Hemos transmitido reiteradas veces nuestra preocupación frente a la situación y la necesidad de resolver este conflicto, para poder garantizar atención sanitaria continua en la cantidad y calidad que la población se merece" expresaron los dirigentes y agregaron que, "un plan de contingencia frente a una situación epidemiológica, debe contar con la participación de todos los actores del Sistema de Salud, tanto público como privado. Si esto no realiza así no somos nosotros los responsables".

El secretario general de la APUAP, Víctor Aramayo sostuvo que "tiene que haber planes y atenciones ordenadas para proteger a la población frente a la eventualidad de una epidemia de gripe en la provincia, ejecutada y monitoreada por el conjunto de los actores de la red de salud pública. Esto no lo conocemos hasta ahora -aclaró el gremialista-, que no lo tienen o no lo han dado a conocer hasta ahora".

Otra de las medidas que el gremio de los profesionales exige es la de "reforzar en forma sustancial el presupuesto de la salud y garantizarse la bioseguridad de todo lo que trabajan en los establecimientos asistencial públicos y privados". Sobre este punto aclaró Aramayo que "por lo que sabemos nosotros hay muchas dificultades para garantizar la bioseguridad".

Otro de los reclamos surgidos de la asamblea es que "tiene que haber más personal con mejores salarios para poder atender a la población". Aclaró que "en este momento hay déficit de personal en cuanto al número y muy mal pagados y en algunos casos sin pagar". "Debemos exigir para cuidar nuestra salud y la salud de la población este tipo de medidas", agregó.

En relación a la posibilidad de adelantar las vacaciones de invierno en el territorio provincial el sindicalista indicó que "las medidas para hacer frente a una contingencia sanitaria no son aisladas, deben ser todas muy bien estudiadas, muy bien meditadas y ordenadas, para que realmente tenga mayor impacto en el cuidado de la población, pero si lanzamos una cosa de ese tipo solamente y en forma aislada y no garantizamos lo que acabo de decirle como plan de contingencia, es muy poco el efecto. Podrá ser una de las medidas del plan de contingencia, perfectamente ordenado y planificado, ejecutado y monitoreado pueda hacerse".

Consultado acerca de la actitud que tomará APUAP si el gobierno de la provincia declarar la emergencia sanitaria, Aramayo sostuvo que hay que fijar cuáles son los servicios esenciales". Explicó que "la aplicación de servicios esenciales no es facultad solamente del empleador explicó que los convenios internacionales de la organización internacional del trabajo dice claramente que, cuando se van a fijar servicios esenciales, debe hacerse de común acuerdo entre el empleador y el empleado".

Aclaró además que "en ningún momento la legislación vigente, tanto nacional como internacional, la garantía de servicios esenciales no está sujeta al número de personas que vayan a trabajar. Puede establecerse que un servicio que se acuerda".

Finalmente el gremialista remarcó que "a nosotros nos preocupa fundamentalmente que haya mucha seriedad, mucha rigurosidad en la fijación de las pautas con la que nos vamos a mover todos, la población las autoridades y los que trabajamos en salud, para hacer frente a una eventual contingencia de esta naturaleza".

Comentá la nota