EN UN MES Y MEDIO REABREN OFICINAS DE LICENCIA DE CONDUCIR

La restructuración edilicia en el predio de calle 9 de julio ya está terminada. Sólo restan obras de conectividad e incorporación del mobiliario. La inversión supera los 200.000 pesos.
En pocas semanas, la realización de los trámites para la obtención del carnet de conducir podría volver a su antiguo edificio. La obra de refuncionalización del predio atraviesa su etapa final y el Municipio ya planifica el retorno de la dependencia que, provisoriamente, funciona desde hace unos meses en bulevar Lehmann.

Así lo informó a LA OPINION el Jefe de Gabinete, Mario Rossini, durante la recorrida realizada por las nuevas instalaciones junto al coordina- dor de Control Público, Darío Kemerer, y la responsable de Licencias de Conducir, Graciela Villanis.

La reestructuración edilicia fue completada durante los últimos días y los espacios que se deseaban incorporar ya fueron anexados. El edificio de la Plaza del Pórtico luce ahora un amplio hall de ingreso y una nueva sala de espera acondicionada para albergar a más de 30 personas.

Para su habilitación, sólo resta la realización de algunas tareas de conectividad y la incorporación del mobiliario. En total, se dispondrán seis boxes de atención, en medio de una distribución del espacio más funcional a las distintas etapas que se deben cumplir para la realización del trámite.

Además, la nueva sede contará con una sala de capacitación propia donde se podrán realizar los cursos y exámenes teóricos para la obtención del carnet.

A diferencia de lo que sucede en la actualidad, las personas no deberán trasladarse a otro lugar para poder cumplimentar con este requisito, y sólo deberán hacerlo para rendir la parte práctica que se seguirá efectuando en el Predio de la Flor.

Rossini aseguró que si bien el proyecto original sufrió muy pocas modificaciones, como un acceso especial que se hizo a las dependencias de Control Público que funcionan sobre calle Hipólito Yrigoyen, la inversión superó el presupuesto estimado y supera los 200.000 pesos.

En total, la obra alcanza una superficie de 276 metros cuadrados; casi el doble de lo que antiguamente presentaba.

Según los datos brindados por los funcionarios, actualmente la tramitación de la licencia tiene una demora de entre 20 y 30 días, dependiendo si se trata de una renovación o de un alta.

Con este nuevo esquema de trabajo, se busca optimizar estos tiempos y mejorar la calidad de atención en un servicio que, desde hace tiempo, venía siendo motivo de repetidos reclamos.

Comentá la nota