En un mes y medio, Rafaela sumó 551 nuevos vehículos

La cifra se considera entre autos y motos, principalmente, a lo que se suman utilitarios, colectivos, acoplados y semirremolques. En los primeros 14 días de enero, con el cambio de año y la ventaja de inscribir como modelo 2010 a los vehículos, fueron 304 las altas de 0Km, ante 247 de todo el mes de diciembre.
El golpe de la crisis internacional comenzó a sanar después de cumplirse el primer semestre de 2009, que por lógicas razones de un desorden interno no pudo hacer frente efectivamente al declive, pero se debe reconocer una recuperación que desde fines de octubre se percibe en la calle.

En todos los comercios esta fue la realidad develada, pero en el sector automotriz se sintió con más énfasis, luego de meses de freno en las ventas, tanto de 0Km, como de usados, e incluso de planes de ahorro.

Si tomamos los datos del área de patentamiento del Municipio, se puede conocer que diciembre tuvo 247 altas de unidades nuevas, entre autos (80) y motos (152). Pero es con el cambio de año y la posibilidad de actualizar el modelo que en las dos primeras semanas de este año la cifra ya supera ampliamente al cierre de 2009. Del 4 al 18 de enero, fueron 304 las patentes flamantes, repartidas entre 116 autos y 166 motos, con lo cual, la suma en un mes y medio de nuevos vehículos para la ciudad trepó a los 551, incluyendo también a utilitarios, colectivos, acoplados y semirremolques.

TRANSFERENCIAS

Es en estas ocho semanas de parámetro que la venta de usados también fue activa, ya que dentro de la Provincia hubo 928 transferencias de vehículos. En tanto, dentro de la ciudad, esta cifra fue de 417 en diciembre; y de 236 del 4 al 18 de enero, arrojando un total interno de 653 ventas, tanto de autos como de motos en la misma Rafaela.

Lo cierto es que para este año, la apuesta de las terminales automotrices y de los concesionarios es subir el nivel de ventas, alcanzar márgenes históricos, más allá de las 500 mil unidades en autos, así como en motos. Con ajustes graduales de precios, los vehículos se espera que tengan gran salida, así como mucha demanda de la exportación. Seguramente, la deuda pendiente estará puesta en las promesas del Gobierno de llegar a fabricar los motores argentinos, tanto para motos como para autos, que más allá de tener los proyectos la firma de la Presidenta, nada tienen determinado al respecto. De activarse, nuestra ciudad sería una de las grandes beneficiadas, por lo que atañe al mercado de partes.

Comentá la nota