En medio de protestas, avanza la ley que beneficia a Berlusconi

Se trata de una norma que le permite a los miembros del Ejecutivo negarse a declarar en Tribunales por "compromisos institucionales"
La Cámara baja de Italia, en una sesión marcada por las protestas de la oposición, dio hoy luz verde a la ley "del legítimo impedimento", una norma transitoria y retroactiva que blinda al primer ministro, Silvio Berlusconi, contra los procesos en su contra.

Aprobada por 316 votos a favor, 239 en contra y 40 abstenciones, la iniciativa que ahora será tratada en la Cámara alta, consta de sólo dos artículos y avala que el primer ministro y sus ministros no pueden ser juzgados mientras ocupan sus puestos, "con el fin de consentirles un sereno desarrollo de sus funciones".

El líder de la oposición, Pierluigi Bersani, usó tonos inusualmente duros para explicar el voto contrario de su grupo. "Hasta hoy, un primer ministro imputado que no se presentaba a un proceso debía justificar la razón. Desde mañana puede no ir al tribunal porque debe trabajar serenamente", señaló.

"La realidad -agregó Bersani- es que Berlusconi no quiere ser procesado y entretanto deja el país encallado, bloqueado en su choque con la justicia. Estos atajos a medida generan en muchos italianos repulsión e indignación".

Esta ley, que fue aprobada en junio de 2008 por el Parlamento en cuanto norma ordinaria, fue impugnada en octubre de 2009 por la Corte Constitucional, que falló que para tratar este tipo de materia era necesaria una ley constitucional, lo que obligó a la mayoría a iniciar un nuevo trámite legislativo para lograr aprobarla según este modelo normativo.

De este modo, por lo tanto, el "impedimento legítimo" servirá como instrumento legal para que Berlusconi no tenga que presentarse en las audiencias de los procesos en curso en los que está imputado, logrando así su aplazamiento, informó la agencia de noticias ANSA.

A pesar de que el resultado era previsible -debido a la cómoda mayoría de la que dispone el oficialismo- el debate estuvo marcado por todo tipo de protestas de la oposición.

Los diputados de Italia de los Valores (IDV) se manifestaron mostrando carteles con consignas como "justicia negada, constitución violada" y "casta de intocables".

"Esta es una ley fascista", sostuvo al cabo de la votación Antonio Di Pietro, ex fiscal anticorrupción y actual jefe de IDV, quien agregó que "sólo en un país bárbaro y dictatorial se puede imaginar que un premier se haga una ley especial para no hacerse procesar".

Para el jefe de la bancada del Pueblo de la Libertad (PDL), Fabrizio Cicchito, la reforma debe ser vista como una respuesta a la "cuestión del uso político de la justicia".

"Un sector de la magistratura, un sector de la izquierda y un sector de los medios piensan que disponen de un arma para liquidar a su adversario político, que desde 1994 fue Silvio Berlusconi, que nunca antes había sido alcanzado por casos judiciales", explicó Cicchito.

Agregó que la nueva norma servirá para proteger a los miembros de "un gobierno legítimamente elegido por la voluntad popular a través del voto".

Comentá la nota