En medio de presiones, la Justicia define el caso de aeronavegantes

Votará entre llamar a nuevas elecciones o permitir que asuma la lista opositora.
En medio de un mar de presiones, la Sala IV de la Cámara Nacional del Trabajo adoptaría hoy una decisión en el conflicto del sindicato de los Aeronavegantes: tiene que definir si insiste con allanar la sede gremial para permitir que asuma la lista opositora o si resuelve una intervención judicial que llame a nuevas elecciones.

En los Tribunales esperan que la decisión se conozca hoy, aunque no descartan que pueda demorarse un día más. Igual, si no se pronuncia, el miércoles a las 10 la Jueza Beatriz Ferdman debería irrumpir con la policía en la sede de Aeronavegantes y poner en funciones a la Lista Celeste.

El voto clave para inclinar la balanza será el de la camarista Estela Ferreirós. Porque el titular de la Sala, Héctor Guisado, confirmaría la medida cautelar dispuesta por la Jueza Beatriz Ferdman de allanar la sede de Aeronavegantes y poner en funciones en la Comisión Directiva a la lista Celeste.

En cambio el tercer camarista, Oscar Zas, votaría a favor de intervenir judicialmente el sindicato y llamar después a elecciones.

"No quiero estar en el lugar de Estela, las presiones que está recibiendo son de grueso calibre. A todos les contesta: voy a hablar a través de la sentencia, pero cada llamada telefónica golpea sobre su cabeza", revelaron allegados a la magistrada.

Abogados y jueces consultados por Clarín aseguran que Ferreirós se pronunciaría igual que Zas a favor de intervenir el gremio y llamar a elecciones. Ferreirós votó con Guisado el pasado 17 de noviembre cuando la Sala IV determinó que hubo fraude en las elecciones de 2006. Con eso dio vuelta el resultado electoral de 2006 y proclamó como ganadora a la Celeste y perdedora a la Verde, enrolada con la embajadora en Venezuela, Alicia Castro.

Ahora Ferreirós se inclinaría por decir que no se puede ejecutar la sentencia porque resultaría "abstracta" ya que "la realidad cambió". Ese es el argumento tanto de la Jefatura de Gabinete como del Ministerio de Trabajo. Sostienen que desde el 6 de diciembre la conducción está acéfala porque venció el mandato de la Directiva y que "ni la conducción de la Lista Verde está en condiciones de continuar con el ejercicio de sus funciones ni los postulantes de la Celeste de ejercerlas en el futuro".

El otro argumento -que hay un Juez de Lanús que le da la razón a la Verde- nadie lo toma en serio porque la justicia provincial no tiene competencia y se refiere a un hecho posterior al dictado de los fallos nacionales y una resolución de Trabajo que suspendieron las elecciones del mes pasado. "Se lo pidieron al Juzgado de Lanús para embarrar la cancha", admiten.

La Celeste sostiene que el Gobierno incumplió los fallos judiciales, no puso la policía a disposición de los jueces y así dilató las cosas. Y ahora pretende invocar que hay una "nueva situación" y presentar una "solución salomónica" cuando tomó partido de manera activa por la Verde, contra la Justicia.

Comentá la nota