En medio de las peleas internas, destituyeron a Franchino en el SUTE

En medio de las peleas internas, destituyeron a Franchino en el SUTE
El secretario general fue removido por el resto de la conducción. Desde hace tiempo había quedado aislado por diferencias políticas. Quedó al frente Josefina Orozco.
No hay clases, pero las peleas internas dentro del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación (SUTE) no se tomaron vacaciones.El Secretariado Ejecutivo de ese gremio destituyó ayer a Eduardo Franchino, el secretario general del sindicato, quien desde hace más de un año mantenía fuertes diferencias con el resto de la conducción y, a pesar de ser la cabeza del gremio, había quedado marginado de las decisiones.

En el lugar de Franchino asumió Josefina Orozco, una ex supervisora con trayectoria en la peleas por los derechos de los docentes jubilados.Hasta ahora Orozco era secretaria adjunta. Pero detrás asoma el poder de Gustavo Maure, quien como líder de la lista Celeste aparece como gestor de la destitución y conductor en las sobras (Maure ahora es dirigente nacional). Además, la cara más visible sigue siendo CristinaRaso.

La salida de Franchino se da en medio de largas peleas internas y justo antes de dos procesos electorales clave.En febrero se realizarán las elecciones de los representantes en la Junta Calificadora y la Junta de Disciplina.

Y a mediados de año se elige la conducción delSUTE. Las autoridades del gremio aseguraron que el propio cuerpo ejecutivo tiene potestad para destituir al secretario general, sin necesidad de un plenario de delegados.

Los argumentos formales usados por elSecretariado Ejecutivopara decidir la destitución, fueron que "Franchino faltó a las reuniones" y se negaba a firmar las decisiones de ese cuerpo. "No firmaba los cheques para poder pagar, no quería autorizar la compra de algunos inmuebles y bienes que el SUTE necesita.Estaba obstaculizando la gestión.La destitución se decidió por unanimidad", aseguró Cristina Raso.

Para Franchino, la decisión es parte de la "persecución política" a la que dice es sometido desde hace tiempo. "Esto es una persecución por ser independiente de los gobiernos.

Me preocupa que se esté vaciando al SUTE", dijo el ahora ex secretario general que estaba presente cuando se tomó la decisión y por la noche se mantenía en el SUTE y analizaba presentar acciones legales contra el proceso de destitución."Me voy a quedar y voy a resistir hasta que me den las fuerzas", aseguró.

La "lista Celeste" maneja el SUTE desde hace cuatro gestiones. Pero en los últimos años tuvo fuertes peleas internas que derivaron en el insólito caso de que unsecretario general sea aislado del resto de la conducción.

Las visiones son diferentes según quien opine."El quiebre se dio cuando la lista Celeste no quiso acompañar al resto de los gremios en la pelea salarial. Yo opinaba distinto", aseguró Franchino. Para el oficialismo gremial, las cosas son distintas. "Los problemas se generaron por diferencias metodológicas. Nosotros defendemos las paritarias como espacio de lucha", explicó Raso.

Según la dirigente, Franchino se negaba a autorizar la compra de un inmueble para la Casa de Día de los docentes jubilados, así como "se ausentó sin justificarse de las últimas reuniones del secretariado Ejecutivo. Estamos evaluando si corresponde que actúe el comité de disciplina", aseguraron desde la conducción.

De igual manera las peleas exceden incluso el caso de Franchino. Distintas fracciones del SUTE acusan a la lista Celeste de haber sido condescendiente con el Gobierno de Celso Jaque. En concreto lo acusan de oficialistas por no haber reclamado con mayor rigor mejoras."Siempre los opositores nos acusan de oficialistas, pero hemos logrado muchas cosas para los trabajadores. Lo concreto es que los que critican no presentan alternativas a la nuestra y no ganan elecciones", aseguró Raso.

La mujer que reemplaza a Franchino tiene una larga trayectoria en los reclamos por los derechos de los docentes jubilados.

Comentá la nota