En medio del paro, los médicos vuelven a plaza Independencia

Los profesionales y empleados de la salud autoconvocados realizaron ayer la primera jornada de un paro de 72 horas. En varios centros asistenciales repudiaron la presencia de delegaciones oficiales.
La fría mañana de ayer contrastó con la temperatura que alcanzó la protesta de los profesionales y empleados autoconvocados del sistema sanitario, que llevaron adelante la primera jornada de un paro que se extenderá hasta mañana.

La medida de protesta, en reclamo de una recomposición salarial y laboral, incluyó una serie de actividades, como la entrega de folletos y abrazos simbólicos a los hospitales públicos.

Varias delegaciones oficiales, que llegaron hasta los principales centros asistenciales como medida de presión para limitar los alcances del conflicto, sintieron en carne propia el fastidio de los profesionales y los empleados. El Centro de Salud, el hospital Avellaneda y el Hospital de Concepción fueron algunos de los puntos en los cuales los trabajadores reclamaron de manera dura por la presencia de funcionarios del ministerio de Salud Pública, que en algunos casos estuvieron acompañados por abogados y escribanos.

En algunos centros de salud el personal realizó abrazos simbólicos a los edificios, también un grupo se concentró en la peatonal Muñecas, donde instalaron una mesa para recolectar firmas de apoyo.

En tanto, los médicos disidentes que trabajan en los CAPS visitan a los vecinos en los distintos barrios con igual propósito.

De esta manera pretenden difundir su malestar a las autoridades y dar a conocer a la comunidad tucumana los motivos del quite de colaboración en el sector público de la salud.

La doctora Estela Di Cola, habitual vocera de los autoconvocados, explicó que "la decisión de visitar a los vecinos en los barrios e instalarnos en la peatonal Muñecas sirve para acercarnos a la comunidad, para informarles por qué los médicos y enfermeros están protestando", dijo.

Actividades similares tendrán lugar mañana, mientras que hoy a las 11.00 se concretará una nueva "marcha blanca" hacia la plaza Independencia. Como una postal repetida en estas últimas seis semanas, cada miércoles los autoconvocados se concentrarán en el principal paseo público para exigir un aumento del 100 por ciento en la base utilizada para calcular el salario básico del sector y el pase a planta permanente de 3 mil contratados antes de fin de año, entre otros reclamos.

Por la medida de fuerza en los hospitales públicos no atienden los consultorios de especialidades ni laboratorios, al igual que las operaciones programadas, que, salvo las que revisten urgencia, son suspendidas. Como en anteriores jornadas de protesta, la atención se circunscribe solamente a las guardias de emergencias, salas de internaciones y terapias y consultorios gripales.

En tanto, la postura del Gobierno es la misma de la semana pasada. Ayer, el gobernador José Alperovich no se refirió al tema, pero el lunes dos de sus funcionarios de más confianza, Edmundo Jiménez, ministro de Gobierno y Justicia, y Sergio Mansilla, presidente subrogante de la Legislatura y vicegobernador en funciones, adelantaron que el Poder Ejecutivo se ajustará a la legalidad. La intención del Gobierno es descontar los días no trabajados y llegado el caso, presentar denuncias ante la Justicia por figuras penales duras, como abandono de persona.

Los argumentos oficiales se refieren de manera insistente a la falta de presupuesto para acceder al pedido salarial, como así también a la cantidad de pedidos similares que llegarían desde todo el ámbito de la administración pública.

En este sentido, el legislador y ex vicegobernador de la provincia, Sisto Terán, expresó que se trata de un reclamo justo, pero que no era el momento porque la provincia debe preservar la paz social. "Deben entender que si se otorga un aumento la Provincia va a necesitar más dinero para solventar las planillas y por ahora no hay recursos", dijo el parlamentario oficialista.

Con este escenario no se avizora una salida para el conflicto que mantiene paralizada la atención ambulatoria en los hospitales y centros asistenciales públicos.

Comentá la nota