En medio del naftazo, el PJ prepara un plan para los hidrocarburos

En medio del naftazo, el PJ prepara un plan para los hidrocarburos

Por alzas de impuestos, los precios subirán entre 11% y 17% este año

En medio de un proceso de fuertes aumentos en los combustibles por el pronto descongelamiento del precio interno del petróleo y en plena transición, el PJ nacional trabaja en un borrador con sus propuestas para la actividad hidrocarburífera de cara al nuevo Gobierno. El equipo técnico busca incidir en las definiciones políticas del próximo mandatario, quien ya recibió otros proyectos de distintos actores, con foco en Vaca Muerta y en el cuidado de las tarifas y el precio de las naftas.

La incertidumbre sobre la política energética que desplegará Alberto Fernández ganó terreno a raíz de las declaradas intenciones del Frente de Todos de hacer de Vaca Muerta una fuente de exportaciones e ingresos de divisas, por un lado, y por la suba de precios de los combustibles a días de que venza el decreto 566 que congeló los precios, por otro.

Este lunes, el Ejecutivo sumó más presión al oficializar un aumento del 5% en los impuestos a los combustibles líquidos (ICL) y al dióxido de carbono (IDC) que había postergado desde mayo. También afirmó que en diciembre seguirá con el calendario de actualizaciones, lo que implicaría un alza impositiva en torno al 12%, que en Energía prevén desdoblarlo. Si se convalidara la mitad de esa cifra, se trasladaría más de 1% al precio de las naftas.

Esto se sumaría al alza del 5% permitida la semana pasada y a las que llegarán a partir del 14 de noviembre con el fin del congelamiento. En YPF aseguran que la suba será gradual y en las petroleras privadas, que habría al menos dos aumentos del 5% más antes de fin de año. Aunque podrían ser tres. En el primer caso, los combustibles subirían 11% extra. En el segundo, 17%.

El ICL y el ICD, que implican el 25% del precio en surtidor, son el eje de una propuesta para el sector que el MPN le acercó a Fernández. El plan consiste en sostener liberalizado el precio del barril de crudo para garantizar a las empresas valores internacionales y crear un esquema impositivo flexible para amortiguar los movimientos cambiarios y del precio del Brent, y evitar que lleguen al consumidor final.

Aunque complicaría el frente fiscal, un sector de los especialistas del Frente de Todos ve con buenos ojos la iniciativa ya que considera esencial garantizar una alta rentabilidad para que no caigan las inversiones, tal como ocurrió durante los meses de congelamiento. Y creen que podría empalmar con el proyecto de Guillermo Nielsen para "blindar Vaca Muerta" a través de garantías cambiarias (una de las grandes demandas empresariales a partir del cepo), fiscales y regulatorias a las petroleras.

La formación patagónica es una de las apuestas que pretende desplegar el próximo Gobierno para resolver la crónica falta de divisas del país, potenciada ahora por el proceso de endeudamiento de los últimos cuatro años. Para eso, se necesita construir la infraestructura necesaria para exportar, como el gasoducto de Vaca Muerta, cuya licitación fue postergada ayer para marzo de 2020.

Pero un sector de técnicos del PJ y exfuncionarios de Cristina Fernández creen que no hay motivos para mantener combustibles dolarizados ya que Argentina es autosuficiente en petróleo y proponen desdoblar: dar un precio internacional para la exportación y uno pesificado para el mercado interno. Ideas que van en línea con el documento que el PJ presentó en octubre, en el que se hablaba de congelar tarifas por 100 días y de hacer una revisión integral de los costos de las empresas.

Coment� la nota