En medio de fuertes presiones, renunció el árbitro

En medio de múltiples presiones, surgidas desde la Casa Rosada y el Ministerio de Trabajo de la Nación, el árbitro designado para fijar la nueva escala salarial terminó renunciando.
De esta manera, el porcentaje de aumento para los trabajadores no se conocerá esta semana, como estaba previsto.

Ahora debe designarse a un nuevo responsable y repetir todo el proceso desarrollado desde los últimos días de enero, cuando se aceptó el laudo como solución al enfrentamiento entre el Sindicato de la Fruta y CAFI.

La salida de Leonardo Ambesi -notificada a las partes ayer por la tarde- se precipitó luego de la solicitada publicada por CAFI, pidiendo garantías necesarias a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, para que el Ministerio de Trabajo laude "en forma objetiva y sin condicionantes políticos".

Según pudo saber este diario, el planteo empresario sobre un posible fraude -luego de que versiones sindicales afirmaron que estaría preacordado un incremento del orden del 29 por ciento en una de las primeras paritarias del año- provocó un debate interno en el gobierno nacional.

Tal es así que Ambesi tenía prácticamente redactado el laudo arbitral, y debió revisarlo en un principio por orden de la presidenta, para que no saliera tal como lo anunció extraoficialmente el secretario general del gremio, Rubén López, quien adelantó que sería del 29 por ciento más un 15 por ciento en los premios por productividad.

Fernández de Kirchner habría considerado que tales porcentajes significarían un mal antecedente para las otras discusiones salariales que se avecinan, entre ellas la de los docentes.

Ocurre que esta postura de la mandataria generó un problema para el ministro Tomada.

El titular del Sindicato de la Fruta y el intendente de Cipolletti, Alberto Weretilneck, dijeron desde el primer día que contaban con el compromiso del ministro de fijar un 29% de aumento para que los trabajadores levanten las medidas de fuerza que paralizaron la cosecha.

En este contexto de órdenes e intereses cruzados, Ambesi decidió dar un paso al costado.

Las razones formales serían notificadas hoy a las partes, según explicaron fuentes de CAFI.

"Río Negro" advirtió el 26 de enero la debilidad con la que nacía el arbitraje, porque el gremio le llevaba a Tomada los naipes marcados.

En tanto, ayer por la tarde hubo otra prueba concreta de la magnitud de los problemas para resolver el conflicto frutícola.

El ministro Tomada tenía previsto arribar a Cipolletti este viernes, pero oficialmente se informó que la visita fue suspendida.

La intención formal era inaugurar una planta demostrativa de dulces y conservas que se construye en el parque industrial, entre la cartera que dirige, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y el municipio, pero todos descontaban la foto entre Tomada, Weretilneck y la conducción gremial, celebrando por el fin del conflicto frutícola.

Desde ayer el escenario es distinto. Desde Nación apenas informaron a la comuna cipoleña que el encuentro podría concretarse durante la semana del 9 de marzo y que el motivo de la postergación fue por la "cargada" agenda de Tomada. (ABA / AC)

Comentá la nota